Guáimaro demostró hace 150 años un verdadero ejercicio de democracia

Guáimaro demostró hace 150 años un verdadero ejercicio de democracia

Etiquetas: 
historia de Cuba, Camagüey
  • Los habitantes de la ciudad cuna de la constitución cubana asumimos el espíritu de aquella Asamblea. Foto del autor
    Los habitantes de la ciudad cuna de la constitución cubana asumimos el espíritu de aquella Asamblea. Foto del autor

Con la presencia de varias generaciones de cubanos en el poblado de Guáimaro se demostró un verdadero ejercicio de democracia del 10 al y 12 de abril de 1869, afirmó en la sede de la filial camagüeyana de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), el historiador Desiderio Borroto.

Lo anterior transcurrió en el contexto del espacio de debate teórico Pluralidades, que conduce el escritor Jorge Santos Caballero, en ocasión del aniversario 150 de la Asamblea constituyente de Guáimaro que se conmemora  en toda Cuba junto a la aprobación definitiva de la nueva Carta Magna por parte de la Asamblea Nacional del Poder Popular.

Borroto, puntualizó que durante tres días las casas de los guaimareños no tuvieron puertas, pues  el pueblo estuvo atento a la magna reunión donde se aprobó la bandera de la nueva República, dando  inicio a la formación de un ideal democrático.

Desiderio Borroto consideró que  más que pertenecer a un país, es la forma que tenemos de asumir  nuestra identidad,  una cualidad donde existen deberes y derechos. La actitud ciudadana comienza en Guáimaro y se mantiene hoy con la experiencia de haber tenido una constitución socialista desde 1976.

Los habitantes de la ciudad cuna de la constitución cubana asumimos el  espíritu de aquella Asamblea. Se nota en el arraigo, el sentido de pertenencia de cada hombre y mujer. Un pueblo que creó una tradición patriótica, dispuesto a defender la nueva carta magna  como lo hicieron sus antepasados, que, en dos ocasiones, quemaron sus viviendas antes que cayera en manos del enemigo, expresó con pasión.

Opinó que aquella gesta legal de hacer una república en medio de la guerra por la independencia fue un reto de  jóvenes y  padres que respetaron el texto constitucional hasta que los Estados Unidos de América, al comienzo del siglo XX, impusiera una constitución neocolonial, con enmiendas y tratados indignos.