Homenaje a cuatro poetas de excelencia abren los festejos por El Día Mundial de la Poesía

Homenaje a cuatro poetas de excelencia abren los festejos por El Día Mundial de la Poesía

Etiquetas: 
: Escritores, Día Mundial de la Poesía
  • En la Calzada de Jesús del Monte, de Eliseo Diego, fue uno de los volúmenes presentados. Foto de archivo
    En la Calzada de Jesús del Monte, de Eliseo Diego, fue uno de los volúmenes presentados. Foto de archivo

En la mañana de este jueves 21 de marzo y como parte de las actividades organizadas para festejar el Día Mundial de la Poesía, en el local de CubaPoesía (25 esquina Hospital, municipio Centro Habana), se presentaron cuatro nuevos títulos de la Colección SurEditores.

Los títulos reeditados para esta ocasión fueron los siguientes: Que veremos arder de Roberto Fernández Retamar; Los parpados y el polvo de Fayad Jamís; En la Calzada de Jesús del Monte de Eliseo Diego y Enemigo rumor de José Lezama Lima, obras fundamentales para entender el discurso lírico de la Isla que vieran sus primeras publicaciones en las décadas de 1960, 1950 y 1940 respectivamente.

La presentación de estos títulos estuvo a cargo de los escritores Alberto Marrero, Jamila Medina,  Yanelys Encinosa, María Josefina Diego (Fefé) y Laidi Fernández de Juan, quienes, a partir de sus valoraciones sobre los títulos presentados abordaron la impronta de estos cuatro intelectuales, haciendo énfasis en su poesía.

Marrero fue el encargado de comenzar el panel y en su intervención comentó que a partir del estudio de la obra de estos poetas, su relación personal con tres de los homenajeados (Fayad Jamís, Eliseo Diego y Fernández Retamar), así como la lectura de la poesía y prosa de Lezama, resulta evidente que estos creadores, renovadores en su escritura y con una humanidad y sencillez en su personalidad, “son cuatro grandes de la literatura cubana y universal”, con un denominador común que marca su quehacer en la poesía: no tienen lo que identificó como “fecha de caducidad” en su lírica, porque consiguen demostrar que “el pensamiento en la poesía existe”.

Seguidamente Jamila Medina realizó la presentación de Los parpados y el polvo tomando como eje de la misma un texto titulado “Fayad, mi montura, ese contemporáneo”, donde valoró como en este volumen el autor hizo uso del imaginario mambí “contra el humo que lo decapita”, al realizar desde esas páginas un esfuerzo por captar el paisaje de la ciudad, en medio de un contexto tan complejo como el que vivía la Isla durante los años 40 y 50 del pasado siglo XX, sin que ese deseo implicara un anclaje total de los mismos en una realidad  que a fin de cuentas pudiera condicionar la vigencia de estos escritos con el paso del tiempo, de ahí que para Jamila “Fayad Jamís sigue siendo mi contemporáneo”.

Yanelys Encinosa inició sus palabras proponiendo al público compartir sus impresiones de lectura sobre el poemario Que veremos arder y para ello se basó en que la poesía de Retamar estuvo muy relacionada desde sus años juveniles con la de otros poetas importantes de ese período, fundamentalmente del Grupo Orígenes, para lo que tomó como ejemplo la lectura del poema “Llama”, publicado a finales de los años 40. Posteriormente, este autor centraría su producción lírica como parte de la poesía coloquial escrita durante las tres primeras décadas del período revolucionario que triunfara en enero de 1959, a lo que se agregó su marcado interés por el estudio de la realidad latinoamericana,  esto último como resultado sobre todo de la estrecha vinculación con el trabajo de la Casa de las Américas desde sus años fundacionales, lo que lo convierte necesariamente en un hombre que combina un pensamiento sociocultural revolucionario radical con un notable dominio del lenguaje poético, capaz de escribir un poema como el que le da título al volumen presentado y que constituye, sin duda, uno de los más singulares acercamientos a la Historia de la Revolución Cubana en clave poética; mediante la interrelación del ciudadano común (los “sin nombre en la Historia”) como actores activos de su realidad, junto a los protagonistas de los principales acontecimientos que propiciaron la victoria del proceso revolucionario.

El cierre del panel estuvo a cargo de María Josefina (Fefé) y  Laidi Fernández de Juan con sendas intervenciones, ciertamente breves pero muy emotivas. La primera tuvo a su cargo la presentación de En la Calzada de Jesús del Monte, poemario que, según ella, ha sido el preferido por los jóvenes poetas de varias generaciones, a partir de que fue escrito por un joven enamorado de 24 años que en aquel momento no pensó trascender en el campo de la poesía, pero que sin embargo gracias a ese empeño creativo de casi un lustro le regaló a los lectores un poemario que representa en sí mismo un canto al amor, la identidad y el deseo pleno de vivir. Por último, Laidi se refirió a la amistad “profunda e infrecuente entre estos cuatro grandes poetas”, donde si por un lado Lezama fue siempre con todo mérito una suerte de “cabeza titular de su grupo”; Eliseo Diego “vivía la poesía en sí mismo”; mientras Fayad Jamís supo ser un intelectual multifacético; al tiempo que agradecía las palabras del resto del panel y particularmente de Yanelys Encinosa, referidas a Roberto Fernández Retamar.

La actividad concluyó con un Performance de la agrupación  Mimoclám, que incluyó textos de los poetas homenajeados y  constituyó un buen epílogo para celebrar con acierto la jornada mundial dedicada a los rapsodas justo en el inicio de la primavera.