Imán para la abstracción

Imán para la abstracción

Etiquetas: 
: Plásticos, Holguín
  • Inauguración de la Exposición Nacional de Arte Abstracto Imán 3 en la UNEAC de Holguín. Fotos: Carlos Parra
    Inauguración de la Exposición Nacional de Arte Abstracto Imán 3 en la UNEAC de Holguín. Fotos: Carlos Parra
  • Inauguración de la Exposición Nacional de Arte Abstracto Imán 3 en la UNEAC de Holguín. Fotos: Carlos Parra
    Inauguración de la Exposición Nacional de Arte Abstracto Imán 3 en la UNEAC de Holguín. Fotos: Carlos Parra
  • Inauguración de la Exposición Nacional de Arte Abstracto Imán 3 en la UNEAC de Holguín. Fotos: Carlos Parra
    Inauguración de la Exposición Nacional de Arte Abstracto Imán 3 en la UNEAC de Holguín. Fotos: Carlos Parra

La Exposición Nacional de Arte Abstracto Imán 3, realizada como parte del Evento Nacional homónimo, del 21 al 24 de noviembre en la UNEAC de Holguín, nos permite sumergirnos en la obra de un grupo de destacados cultivadores de la abstracción insular.

Creo que el principal mérito de la muestra, expuesta en la Sala Fausto Cristo de la UNEAC como parte del proyecto La Cruzada, liderado por el artista tunero Roberto Reyes Vega, resulta funcionar como una espiral de confluencias donde las diferentes formas de acercarse a lo abstracto dinamitan en su centro: desde la abstracción geométrica –Pedro de Oraá, invitado más que especial a esta cita de los abstractos; el holguinero Eduardo Leyva– hasta la cromática (aparejada al sincronismo de inicios de siglo o el color field de los años 50) y distintas denominaciones estilísticas que llegan ellas mismas a interactuar y mezclarse: abstracción lírica, sintética, analítica, el surrealismo abstracto, el informalismo (expresionismo abstracto, abstracción constructiva, la pintura matérica, la “action painting”), la abstracción postpictórica, entre otros movimientos derivados. De esta manera, el arte abstracto insular resulta un summum de interacciones y estados, aprehendidos y ejercitados, bastante complejos de etiquetar hoy, y evidente, en buena medida, en las piezas que conforman Imán 3, con curaduría de Eduardo Leyva y Roberto Reyes, y museografía del propio Leyva, acompañado por el crítico Martín Garrido Gómez y el artista holguinero Ronald Guillén Campos.

Si bien muchos críticos, entre ellos David Mateo, aseguran que la abstracción no es un “fenómeno colectivo y en ascenso” [1], en el arte insular, aunque el propio De Oraá añada que hoy más que nunca la abstracción se abre al mercado internacional, La Cruzada se ha propuesto unir intereses comunes, muchas veces dispersos en el gran maremágnum insular, y visibilizar el arte abstracto y sus principales exponentes, no como plataforma ni movimiento, sino como eje y ensamblaje de interacciones. Por eso “trae a nuestro patio las herencias asimiladas de aquellos fundadores, y se suman al proyecto artistas locales que lo enriquecen con su participación. Entre ellos, los casos puntuales de Ronald Guillén y Eduardo Leyva, que han abordado la abstracción en distintas etapas de su obra, y lo continúan haciendo en la actualidad de forma casi exclusiva”, escribe en el catálogo de la muestra Martín Garrido. De Guillén se incluyen las obras Torsión o estructura ajustable y una pieza de su serie Deconstrucción de la torre Tatlin; mientras de Leyva Cabrera encontramos tres de la serie Laberintos citadinos.

Otros artistas han trabajado la abstracción en momentos específicos de su quehacer, incluso con resultados notables y por eso se incluyen en la muestra. El maestro Cosme Proenza es uno de ellos, con Pintura azul. Sobre estas obras, en una entrevista aun inédita, Cosme me comentó: “Tuve una etapa reciente donde trabajé la abstracción, pero con ciertos guiños a relaciones distantes con la figura. Ni es abstracto porque tiene relaciones, ni es figurativo porque tiene demasiado abstracto. Son muy pocos cuadros. En la serie Tetris trabajé con el espacio matemáticamente entre una forma y el resto vacío”.

De Holguín aparecen, además: Armando Gómez Peña, José Carralero, Juan Carlos Anzardo Escalona, Luis Santiago Peña, Nalia Martínez Grau y Roy González Escobar. De La Habana encontramos obras del maestro Pedro de Oraá, quien realizó, como parte del programa teórico del Evento, un conversatorio sobre su amplia obra en la sala Taguabo de la Uneac holguinera, Ángel Rivero, Andy, Armando Pérez Recaman, Julia Valdés y Santiago Ferrer. Entre los tuneros se encuentran en la muestra: Alexander Lecusay, Eliades Avalos, Henry Martínez, Liusan Cabrera y Roberto Reyes Vega. Otras provincias estuvieron presentes: Camagüey, con Alí Nail Gérbole y Yoel González Pallerols; Santiago de Cuba, con Luis Manuel Emant Fornaris y Víctor Manuel Jarbines García; Sancti Spíritus con Raúl Cué Echemendia, y Cienfuegos, con Yanet Martínez Molina.

Conociendo que habitan en un entorno donde “impera por tradición e idiosincrasia lo figurativo y contenidista” [2]  , nos recuerda Mateo, muchos de estos artistas han tenido que lidiar con la adversidad para darse a conocer y mantener, lejos de modas y entusiasmos pueriles, su interés por la abstracción. El hecho de que Imán 3 los haya hecho convergir en un mismo escenario, la galería Fausto Cristo de la UNEAC, y que la selección resulte un muestrario abarcador de las miradas a esta expresión en varias provincias del país, es otro de los logros de este evento nacional que llegó para bien al panorama artístico cubano.