Interrogantes de la literatura homoerótica

Interrogantes de la literatura homoerótica

Etiquetas: 
Escritores, Centro Cultural Dulce María Loynaz, literatura cubana
  • Disímiles interpretaciones ofrece la literatura homoerótica. Foto del autor
    Disímiles interpretaciones ofrece la literatura homoerótica. Foto del autor

Pensar, ver y leer al homosexual en Cuba continúa siendo una de las interrogantes abiertas al escenario cultural y social del país, señaló el poeta, crítico y dramaturgo Norge Espinosa durante una intervención que tuvo lugar en el Centro Dulce María Loynaz en el espacio Ciclos en Movimiento dedicado en esta ocasión a la literatura homoerótica.

“No basta la existencia de textos literarios cubanos que reflejan, indagan y exploran a veces muy sutilmente la experiencia homoerótica, también hay que saber leer los códigos y señales de esas obras que desde principios del siglo XX tuvieron que servirse de la sagacidad y la inteligencia para burlar una censura dispuesta a hacer abortar su nacimiento”, dijo Espinosa.

En ese sentido subrayó la necesidad de aceptar la rebeldía y el desenfreno, el afán de rupturas y desacatos, verdaderos actos de desafíos que encontramos en autores como Virgilio Piñera o Reinaldo Arenas, quienes aportaron nuevas mirada sobre cómo entender la libertad homosexual en nuestras letras.

El autor de Vestido de novia también lamentó la existencia de textos literarios que intentan de buena fe defender la libertad homosexual, pero sin embargo no rebasan la anécdota ni el diseño de personajes caricaturescos, de ahí que se conviertan en obras que pierden la oportunidad de ofrecer una literatura sopesada que de hondura a la problemática gay en Cuba y las maneras posibles visibilizarla.

El poeta Ramón Elías Laffita, conductor de Ciclos en Movimiento, resaltó que la identidad homosexual ha cobrado lucidez y altura en cada momento histórico a pesar de sus detractores, y enfatizó que aunque el gay aun es visto como el subyugado, el minimizado y el carente de cualidades que dignifican a una sociedad, hay que apostar contra la violencia y el delirio reprimido.

Por su parte la escritora Dazra Novak leyó un texto donde dialogan la ficción y la reflexión literaria. A partir de la imagen de dos hombres asomados en un balcón (y luego la alternativa de que realmente sean dos mujeres), la escritora, la narradora, y diferentes personajes que ejercen de lectores, van ofreciendo miradas diversas de lo que entienden por esa seductora imagen.