José Federico Castro: Mi oficio es bailar

José Federico Castro: Mi oficio es bailar

Etiquetas: 
Escénicos, Cuba, Premio Internacional Josefina Méndez, UNEAC, José Federico Castro Castillo, danza
  • Este maestro mexicano tiene una entrañable relación con los cubanos de la Isla.
    Este maestro mexicano tiene una entrañable relación con los cubanos de la Isla.

El Premio Internacional Josefina Méndez, que otorga la Unión de Escritores y Artista de Cuba (UNEAC) se le entrega a quienes dedican su vida a la danza. Desde este jueves, este importante galardón reconoce al bailarín, coreógrafo y maestro mexicano José Federico Castro Castillo quien lo recibió de manos del poeta Miguel Barnet, presidente de la UNEAC.

Como contó el propio José Federico Castro al recibir el premio, su relación con Cuba comenzó en el año 1959 cuando vino como bailarín del Ballet Nacional de México, un viaje que se convirtió en un intercambio cultural que celebró el triunfo de la Revolución Cubana. En esta ocasión el grupo mexicano recorrió la Isla ofreciendo 26 funciones.

Pasaron 25 años antes de que José Federico Castro volviera a nuestro país, encontrando a su regreso no solo colegas de su viaje anterior, sino también nuevas generaciones de bailarines cubanos. Desde entonces, este maestro mexicano tiene una entrañable relación con la Isla que lo ha hecho parte tanto de la Escuela Nacional de Artes como del Instituto Superior de Arte.

El presidente de la UNEAC en la provincia de Guantánamo Jorge Núñez, quien no pudo asistir a este acto de premiación, envió unas palabras para esta ocasión especial, donde asegura que no hay palabras para describir la entrega desinteresada y sin límites de José Federico Castro al desarrollo de la danza en nuestro país.

“Por más de tres décadas, múltiples puntos de la geografía nacional han disfrutado de una posibilidad, a veces inimaginable, cuándo compartes experiencias, un carismático magisterio, y la sinceridad del afecto. Han sido La Habana y Santiago de Cuba, Holguín y Las Tunas, Camagüey, Guantánamo, unas veces como fundador, otras como coreógrafo, siempre maestro” decían las palabras del guantanamero, en la voz del actor Rolando Núñez, presidente de la Asociación de las Artes Escénicas de la UNEAC.

José Federico Castro recordó que antes que él otras dos mexicanas, la bailarina, maestra y coreógrafa Elena Noriega y también con Gladiola Orozco, han sido reconocidas con este premio. Sobre la relación que lo hace regresar a nuestro país con frecuencia a compartir su experiencia en la danza expresó: “Yo estoy aquí en Cuba porque amo a la gente, amo a su país y amo sus costumbres. Yo me identifico plenamente con ustedes y quisiera nuevamente, darles las gracias desde lo más profundo de mi ser y confirmar el trabajo que realizan, por su material humano lleno de virtudes, calidez y compromiso artístico”.

En más de una ocasión José Federico Castro agradeció este importante premio que entrega la UNEAC y dijo estar muy honrado por recibirlo, agregó sentirse arropado por los cubanos en cada uno de sus viajes. Por años los cubanos han recibido la sabiduría y el talento de este bailarín mexicano quien recibe siempre el afecto, el respeto de colegas y alumnos que como él viven apasionados por la danza.