Jueves Literario con Enrique Cirules

Jueves Literario con Enrique Cirules

Etiquetas: 
Escritores, Enrique Cirules, UNEAC, Fernando Ortiz, villas, cultura cubana, Hugo Drake
  • El destacado escritor, periodista e investigador Enrique Cirules.
    El destacado escritor, periodista e investigador Enrique Cirules.
  • Alex Pausides, presidente de la Asociación de Escritores de la UNEAC junto a Enrique Cirules.
    Alex Pausides, presidente de la Asociación de Escritores de la UNEAC junto a Enrique Cirules.
  • Alex Pausides, presidente de la Asociación de Escritores de la UNEAC junto a Enrique Cirules.
    Alex Pausides, presidente de la Asociación de Escritores de la UNEAC junto a Enrique Cirules.

El poeta y ensayista Alex Pausides, presidente de la Asociación de Escritores de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), presentó en la sala Caracol el espacio Jueves Literario, dedicado a relevantes personalidades de la cultura insular, así como a la proyección de audiovisuales que registren la producción intelectual y espiritual de los escritores invitados a dicho espacio.

En esta ocasión, ese honor le correspondió al escritor y periodista Enrique Cirules, Premio Casa de las Américas y de la Crítica 1993, quien reseñó la función básica indispensable desempeñada por Camagüey en la formación y consolidación de la cultura nacional, percibida por el sabio don Fernando Ortiz como un ajiaco multi-étnico que alimenta la personalidad básica de ese mestizo único e irrepetible, que vive, ama, crea y sueña en la mayor Isla de las Antillas.

Entre otros temas puntuales, se refirió a la llegada a la provincia agramontina —en plena época colonial— no solo de catalanes, gallegos, vascos, entre otras etnias peninsulares, sino también de norteamericanos y europeos no españoles, quienes fundaron 26 enclaves. Los alemanes y franceses establecieron villas en esa región del país.

El flujo de extranjeros hacia las llanuras camagüeyanas tuvo grandes repercusiones en la edificación de la cultura cubana, la cual se nutre de los más disímiles aportes étnicos, que asimila, pero —a la vez— les otorga un sello distintivo propio. A título de ejemplo, citó el caso del poblado estadounidense Gloria City, donde Cirules estuvo realizando pesquisas durante tres años, y cuya fundación, desarrollo y decadencia incentivara la realización de audiovisuales, obras literarias y reportajes periodísticos, publicados en revistas y periódicos nacionales. 

En su magistral intervención, Cirules precisó el hecho de que la penetración económica estadounidense no comenzó en Camagüey con los consorcios azucareros, sino con los monopolios ferrocarrileros, los cuales entraron en evidente contradicción con aquellos; tirantez que concluyó en 1912, con la promulgación de la Ley Tarafa.

El puerto de Nuevitas se abrió al comercio mundial. En consecuencia, hasta la mafia corsa se instaló en Camagüey y se empoderó, a través del cabaret Moroco, devenido fachada pública de los intereses de la tristemente célebre familia mafiosa corsa.

Enrique Cirules, cuya formación como escritor y periodista tuvo lugar en la patria chica del Mayor, ha seguido desarrollando esa línea de investigación histórico-literaria, cuyos hallazgos han sido recogidos en varias de sus obras antológicas: Los perseguidos (relatos cortos), Conversación con el último norteamericano (testimonio), así como los volúmenes dedicados a la mafia ítalo-estadounidense radicada en la Ciudad de las Columnas, en el período republicano.

Una vez finalizada la exposición, se escuchó la grabación de una entrevista realizada, a principios de los años 70 del siglo XX, al nieto de Hugo Drake; contexto en que el descendiente del último estadounidense hace referencia al alemán Charles Swing, amigo y vecino de su abuelo en Gloria City.   

Con posterioridad, se proyectó el documental Cirules, con guión y dirección de la periodista y realizadora Danceny Karla Rojas. Por otra parte, habría que destacar que ese audiovisual fue la tesis para optar por el título de licenciada en Periodismo por la Universidad de La Habana.

El fecundo escritor y periodista camagüeyano narra cómo dio los primeros pasos en los campos de la literatura y la prensa cubanas, el proceso de arraigo en esas nobles profesiones, dignificadas por el venerable padre Félix Varela, José Martí y don Enrique José Varona, su forma sui generis de escribir, y cuáles son los proyectos literarios que aún constituyen asignaturas pendientes para él. Cirules espera tener un poco más de vida para ver convertidos en realidad editorial todos y cada uno de esos sueños y anhelos. ¡Que así sea!

Con apoyo en los testimonios aportados por escritores, periodistas, bibliógrafos, realizadores audiovisuales y estudiantes universitarios, se describe la fructífera trayectoria literaria y periodística de Enrique Cirules, uno de los narradores cubanos más éticos y apegados a la verdad histórica, y al mismo tiempo, un apasionado estudioso de la nefasta influencia de la mafia ítalo-norteamericana en nuestro archipiélago.