Jueves literario con Félix Contreras

Jueves literario con Félix Contreras

Etiquetas: 
Escritores, jueves literario, poesía, periodismo cubano, Argentina, tango
  • Este bardo, y por demás periodista, relató sus experiencias últimas en el gigante suramericano.
    Este bardo, y por demás periodista, relató sus experiencias últimas en el gigante suramericano.

“La poesía deviene el nutriente fundamental del tango”. Esta frase presidió el espacio Jueves literario, que auspicia la Asociación de Escritores de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), y tiene su sede habitual en la sala Caracol de nuestra cincuentenaria institución.

En esta ocasión, el invitado especial fue el laureado poeta Félix Contreras Muñiz, Premio David de Poesía, y amante apasionado del tango, género musical que —según el bardo antillano— nació en la Ciudad de las Columnas porque tiene su génesis tímbrica y estilística en los ritmos insulares.

El poeta y ensayista Alex Pausides, presidente de la asociación anfitriona, presentó a tan ilustre personalidad de las letras cubanas y mucho más allá de nuestras fronteras geográficas, para que relatara al auditorio anécdotas, vivencias y experiencias que configuran su leyenda profesional y personal.

Contreras comenzó evocando el daño irreparable, aún hoy lo padece, que generara en la cultura caribeña el tristemente célebre quinquenio gris durante las primeras cinco décadas de los años 70 de la pasada centuria y las fisuras que produjera en la producción poético-literaria de distinguidos intelectuales (José Lezama Lima y Virgilio Piñera, por solo citar dos ejemplos representativos), quienes fueron preteridos por adoptar—entre otros estigmas a ellos imputados— actitudes o posturas ideológicas contrarias al proceso revolucionario.

Con posterioridad, narró cómo se desarrolló su incursión primigenia en el fascinante campo de la poesía, que según José Martí, “brota del alma”, y obtuvo el Premio David de Poesía. Después, describió —sucintamente— los avatares y sinsabores que enfrentara para encontrarle un nombre adecuado a su primer poema y a su primogénito, que por aquellos tiempos estaba por ver la luz del Astro Rey. Finalmente, leyó algunos versos en que se estructura dicho poema, que con cariño y afecto, al decir martiano, le dedicara a su “pequeño príncipe”.

Por otra parte, reiteró que no obstante el hecho de que el tango surgió en la capital cubana, los porteños —quienes son, además, excelentes poetas— perfeccionaron y poetizaron ese género musical y lo convirtieron en patrimonio nacional de la República Argentina.

Entre otros temas desarrollados por Contreras en ese contexto poético-musical por excelencia, se refirió a la intensa actividad cultural que, en tiempos pretéritos, tenía lugar en Manzanillo, donde también se cultivaba el tango criollo, sin subestimar —en modo alguno— el tango argentino.

Los poetas y ensayistas Cintio Vitier (1921-2009) y Roberto Fernández Retamar sienten un gran amor hacia este género. Tanto es así que, en una ocasión, el Presidente de Casa de las Américas le pidió que poetizara la letra de un tango para su publicación en una revista literaria de la época.

Félix Contreras y el vate y radialista habanero, Pompeyo Cala Paré (1926-2008), ferviente enamorado del tango, viajaron a México, D.F., invitados por el Ministro de Cultura, para impartir conferencias magistrales acerca del tango cubano. Dicha actividad académica constituyó una verdadera revelación para el público azteca, el cual —al parecer— desconocía los verdaderos orígenes de ese género musical, que se nutre — ¡y de qué manera!— de la poesía.  

Pompeyo, quien fuera su amigo del alma, ya que estaba entrañablemente unido a Félix por el amor al arte de versificar, además del tango y por indestructibles vínculos afectivo-espirituales, fundó la Orquesta Ideal, combinación de agrupación charanguera con conjunto de jazz band, para interpretar tan gustado género.

La mejor colección de discos de tangos, cantados en la inolvidable voz del carismático artista Carlos Gardel (¿1887 1890? – 1935), se la obsequió Pompeyo a varios coleccionistas argentinos y de otros países del orbe, placas sonoras que, hoy por hoy, conforman un gran tesoro arqueológico y poseen un inestimable valor histórico y patrimonial.

Por último, Félix Contreras relató que fue invitado a visitar la República Federativa de Brasil, y que recorrió el gigante suramericano de un extremo a otro en ómnibus porque declinó hacerlo en avión, para poder admirar de cerca las maravillas de la flora, la fauna y las bellezas naturales de esa hermana nación, así como el calor humano del brasileño, tan parecido al cubano.

De esa experiencia vivencial, registrada para siempre en su memoria sensible, nació un bello poema, que les leyó a los participantes en dicha actividad.  

Al espacio mensual Jueves literario, asistieron poetas, escritores, amantes de la poesía y el tango, así como representantes de la prensa local.