Justicia poética para Lina de Feria

Feria Internacional del Libro, La Habana, 2016

Justicia poética para Lina de Feria

Etiquetas: 
Escritores, Feria Internacional del Libro 2016, Lina de Feria, cultura cubana
  • Lina de Feria tuvo un Coloquio consagrado a su obra, al estar dedicada también esta 25 edición de la Feria.
    Lina de Feria tuvo un Coloquio consagrado a su obra, al estar dedicada también esta 25 edición de la Feria.

Justeza es una palabra que se escuchó varias veces en el Coloquio dedicado a la vida y obra de Lina de Feria, celebrado el domingo 14 de febrero en la sala Nicolás Guillén del recinto ferial Morro-Cabaña.

Un panel integrado por el poeta Roberto Manzano, el ensayista Enrique Saínz, la poeta y ensayista Caridad Atencio, el ensayista Leonardo Sarría y la joven filóloga Adianys González, y moderados por el escritor Jesús David Curbelo, valoraron la dimensión de la obra de Lina.

Llamó la atención el análisis hecho por la recién graduada de filología Adianys González, cuya tesis estuvo basada en una vertiente poco estudiada de la poesía de Lina: el discurso de género y lo humano, ¨no había corpus sobre su obra, encontré mucha humildad en sus poemas, ella busca qué es lo humano y después lo defiende¨, dijo.

No dejó de reconocer la poca atención que la crítica literaria brindó a la obra de Lina, ¨no ha sido justa con ella¨, valoró.

Sobre la base de la literatura y algunas injusticias realizadas sobre la poeta, Adianys encaminó la investigación sobre su obra, conocida, según su observación “de pasillo”; no sabía qué era Casa que no existía, me enfrenté a toda su imaginería; la abordé desde el enfoque de género, voy desde las marcas de género (mujer) hasta el imaginario simbólico de esta¨, subrayó. En este sentido destacó el enfrentamiento que hace la poetisa al discurso patriarcal histórico.

Por su parte, el ensayista Leonardo Sarría, abordó otra zona también poco abordada en la obra de Lina: la crítica literaria, ¨se dedica a estudiar a los jóvenes, los cuales la han tomado como paradigma¨. Escogió como objeto de análisis el libro Espacios imaginarios, sello editorial Extramuros.

En general, el diapasón en la crítica realizada por Lina es amplio, refiere Sarría; incluye las artes plásticas y la literatura. En ella, “no trata de enunciar y juzgar positivamente con instrumentos y modelos teóricos que han de robar su eficacia, sino de adentrarse en el hecho artístico participando, haciendo de la crítica un espacio también imaginario, que no falaz, una actividad igualmente esencial y sanguínea”, concluyó.

Con un verbo profundo y locuaz, el poeta y ensayista Roberto Manzano, se refirió a varios de los méritos de la poetisa, sobre todo, el intimismo visto en su obra, difícil de defender en el momento que le ha tocado vivir. Subrayó la apropiación que hace Lina del coloquialismo de la época, que lo convirtiera en expresión existencial, manteniendo una vena subterránea surrealista.

Enrique Sainz la catalogó de poeta de metaforismo, en ocasiones sencillo, en otras elaborado profundamente, pero dialógico con temas y obsesiones recurrentes en ella, “nos percatamos de la diferencia de su palabra, era otra voz”, dijo al referirse al poemario Casa que no existía.

Igualmente, Caridad Atencio valoró el poemario ya mencionado y subrayó la influencia de Lina en los jóvenes poetas del momento.