Katiuska Blanco y soñar La Habana de una manera distinta

Katiuska Blanco y soñar La Habana de una manera distinta

Etiquetas: 
Escritores, Katiuska Blanco, Ediciones Extramuros
  • El libro fue presentado por la Dra. Alba María Orta Pérez, analista de la esfera de historia de la Oficina del Consejo de Estado. Foto del autor
    El libro fue presentado por la Dra. Alba María Orta Pérez, analista de la esfera de historia de la Oficina del Consejo de Estado. Foto del autor

¿Es la capital tal y como se ve ahora? ¿No tiene sus secretos y veleidades poco conocidas? De eso habla el libro Ciudad soñada (Ediciones Extramuros, 2018), autoría de la periodista e investigadora Katiuska Blanco, presentado recientemente en la sala Che Guevara del Instituto Cubano de Radio y Televisión (ICRT).

Katiuska, mujer, madre, periodista natural de la ciudad de La Habana, presta a cumplir sus 500 años, acude a la crónica como arma principal para narrar en este libro aspectos inéditos o desconocidos de la Villa de San Cristóbal.

A partir de un mapeo de los nombres de calles capitalinas, la autora nos comenta de personajes, situaciones y hechos que atrapan el interés del lector dada la habilidad narrativa que muestra.

Varias de esas crónicas fueron publicadas en los periódicos Juventud Rebelde y Granma. Gracias a la labor de recopilación de la Dra. Alba María Orta Pérez, analista de la esfera de historia de la Oficina del Consejo de Estado, quien advirtió una secuencia temática en estas con respecto a La Habana, se fue conformado el volumen.

El libro nace en medio de la realización de Todo el tiempo de los cedros, volumen más que conocido de los varios que Blanco ha hecho sobre la figura de Fidel Castro Ruz. Alba les propuso una organicidad a aquellos textos reunidos en un file y fueron propuestos, luego de la mirada escrutiñadora del Dr. Eusebio Leal, a la editorial Ocean Sur, que publicó la primera edición.

Ahora aparece bajo el sello editorial Ediciones Extramuros en edición accesible a la población, era de especial interés de Katiuska que llegara a las manos de todos en el marco de las 5 centurias de la metrópoli del país, “es un bello homenaje a La Habana, Katiuska y toda su familia están vinculados afectivamente a ella”, afirmó Alba.

“Gusta a los lectores porque Katiuska tiene una magia en la manera de hacer crónicas, le pone mucha espiritualidad, ternura y poesía, eso llama la atención”, subrayó.

Con todas las crónicas reunidas se han logrado cuatro libros, según anunció Alba. De estos, dos están listos; uno de ellos Ciudad soñada y el otro titulado Desde mi Habana, que verá la luz próximamente. Fidel, un eterno caminante, es otro de los títulos propuestos que reúne todas las crónicas que dedicó al eterno Comandante en Jefe y, Por donde la luz asoma, crónicas viajeras sobre el andar de Fidel en Cuba y el mundo.

Katiuska agradeció por el libro y el empeño de Alba en alentarla a publicar. Refirió que escribe estas cosas como desahogo, o reflexiones sobre cosas que estima importantes, “es como una vocación que de alguna manera sale a partir de investigaciones grandes, pero hay otra vertiente en esa misma vocación: lo que me llega así de momento y lo escribo”, aseguró.

Ciudad soñada es un libro pensado como un obsequio a La Habana y a su gran defensor Eusebio Leal, “le agradezco a él la posibilidad de ayudarme a escribir el libro”, dijo.

Se refirió a una parte importante que posee este texto: la referencia a la historia, “todo lo que yo hago tiene una apoyatura histórica. Desde que escribí por primera vez para un periódico, tuve el deseo de que las personas apreciaran la historia, no solo la historia política del país, sino, la de los seres comunes y que vivieran esa experiencia desde las suyas propias, amaran más a la ciudad y al país”, recalcó.

Para ello ha omitido los caminos trillados de la narrativa y apela por lo humano, lo común, la ensoñación, lo simple, pero profundo. Ubicó de ejemplo su narración sobre Perucho Figueredo, con aspectos poco conocidos de su existencia.

Respecto a la figura de Fidel, prepara la segunda parte de Guerrillero del tiempo en una versión más sintetizada, menos voluminosa; aunque la disyuntiva es cómo hablar de la dimensión de una persona como Fidel en pocas líneas, “Fidel tiene lo profundo y amplio del tiempo, dejó una herencia densa, se proyectó en su tiempo y se proyectó en el futuro; 90 años en él, es más que eso, vivió intensamente y tuvo un pensamiento muy profundo que se sale del tiempo”, concluyó.