La Bayamesa, melodía de la historia cubana

Cultura Nacional

La Bayamesa, melodía de la historia cubana

  • Partitura original de La Bayamesa
    Partitura original de La Bayamesa

¿Qué relación existe entre La Bayamesa cubana y La Marsellesa francesa? ¿Cuánto cambió la letra del Himno de Bayamo luego de que Emilio Agramonte la trascribiera basándose en los recuerdos de emigrados cubanos? ¿Qué lazos unen al periódico Patria, de José Martí, y a esta pieza musical? ¿Cuáles fueron los cambios hechos por José Antonio Ferrer cuando le encargaron armonizarla, orquestarla e interpretarla? ¿Quién era Adela Morel, la señora que mantuvo oculta la partitura hasta 1912?

La historia de La Bayamesa compuesta por Pedro Felipe Figueredo ha pasado desapercibida, la mayoría de las veces, por lo volcánico de la fecha en que fuera entonada por vez primera su letra. Sin embargo, más allá de la heroica imagen de Perucho sobre su caballo y todo un pueblo haciéndose eco de aquel canto de lucha el 20 de octubre de 1868, existe todo un devenir, que no sólo reafirma la importancia y el simbolismo de esta pieza, sino que también, en un plano mucho más específico, la convierte en un interesante objeto de estudio en materia musical.

Con esta misma intención, la de trazar la ruta histórica del símbolo patrio hasta llegar a nuestros días, así como la de profundizar en la evolución musical experimentada por esta en diferentes contextos, Jesús Gómez Cairo, el actual director del Museo Nacional de la Música, nos ofrece la lectura de su Breve historia del Himno Nacional.

Acompañado de fotografías y documentos originales, el volumen de 32 páginas aborda, desde la óptica musicológica, aspectos poco conocidos de la confección de la pieza y las reelaboraciones de su composición artístico-literaria, enlazadas con momentos de las luchas revolucionarias que la han dotado de una fuerte carga emotiva e ideológica.

El autor ha afirmado en varias ocasiones su intención de acercar al público más joven a este tipo de textos. Se trata no sólo de la connotación histórica y artística de la pieza, que él mismo coloca dentro de lo «bello, musical y literariamente considerado», sino también hacer expedito el conocimiento de la historia cubana y los hilos que hilvanan a los procesos de las luchas independentistas desde el 10 de octubre de 1868 hasta el 1ro de enero de 1959. Una lectura que de seguro será provechosa para los que gusten de indagar en los relatos menos conocidos de nuestro devenir histórico. ¿Es usted uno de esos?