La Cigarra y la Hormiga: veinte años después

La Cigarra y la Hormiga: veinte años después

Etiquetas: 
Mayabeque, Abel Prieto, Miguel Barnet
  • Miguel Barnet Lanza y Abel Prieto Jiménez en Mayabeque. Foto del autor
    Miguel Barnet Lanza y Abel Prieto Jiménez en Mayabeque. Foto del autor

La Cigarra y la hormiga veinte años después fue el tema del espacio literario “Donde También hay un Río” en la Sede de la Sociedad Cultural José Martí de Mayabeque, el cual tuvo como invitados a los destacados intelectuales Abel Prieto Jiménez, Ministro de Cultura y Miguel Barnet, presidente de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC).

El escritor Juan Carlos García Guridi, moderador del encuentro manifestó que: “Aunque todavía perduraba la crisis económica ocasionada por el colapso de la Unión Soviética y otros países del campo socialista, así como por el recrudecimiento del bloqueo, puede afirmarse que 1997 marcó el fin del Período Especial”. 

Motivado por el debate que suscitó en los medios de comunicación la puesta en escena, un año antes, de la obra Los equívocos morales, por el grupo Escambray durante la celebración del Festival de Teatro de Camagüey, apareció publicado en La Gaceta de Cuba el artículo La Cigarra y la Hormiga: un remake al final del milenio, de Abel Prieto Jiménez”.

Sobre la vigencia de este texto, el Titular de Cultura afirmó que es un momento en que se debe trabajar en favor de la unidad de toda la intelectualidad cubana en medio de la difícil coyuntura mundial marcada por un resurgimiento de movimientos xenófobos y nazi- fascistas. Por ello recordó la afirmación hecha por Fidel en 1993 de que “la cultura era lo primero que hay que salvar”.

“Se ha trabajado para salvar la cultura. Esas ideas de Fidel sontambién las ideas de Raúl y de la Generación del Centenario. Vienen de Martí y de Marx. El pensamiento de izquierda, el pensamiento revolucionario no puede ser anticultural, sería un pecado contra natura que un revolucionario animara prejuicios contra la cultura, pues eso hace mucho daño y divide”.

Añadió que no se puede opinar sobre la cultura desconociendo sus peculiaridades y recordó el postulado de Fidel de que “el revolucionario tiene que ser como un misionero, ir de casa en casa y tocar de puerta en puerta llevando la palabra de la Revolución”. Adelantó que en el próximo mes de octubre en el contexto de la Jornada por el Día de la Cultura Cubana tendrá lugar un ciclo de debates en torno a estos temas. “Hay que aprender a escuchar para dialogar, hay cosas que no se resuelven en asambleas, hay que acercarse al artista de forma personal”.

Al intervenir en el panel el escritor Miguel Barnet, quien acompañó a Abel en la elaboración del artículo manifestó que hay que defender el Patrimonio, como factor fundamental de cohesión, de diálogo que nos acerca más a un sentido de pertenencia que cualquier otro elemento de la cultura, pues es lo que hemos heredado de nuestra historia.

“El papel del individuo es tan importante en la cultura, el papel de la personalidad, la influencia del pensamiento de una persona es tan importante en un proceso cultural, tan importante como los propios procesos culturales que se han desarrollado en este país. Nosotros tenemos la peculiaridad de que nuestro próceres fueron todos hombres de la cultura”.

Acotó que hay que descifrar el misterio de la cultura, sus valores de permanencia, pues la economía fluctúa, pero cuando una persona es culta adquiere una fuerza imbatible. Evocó la obra de José Antonio Saco, Cirilo Villaverde, José Martí, Cintio Vitier y Fernando Ortiz. Llamó a que cada cubano debe conocerla pues son nuestras raíces en este archipiélago y nos proveen el sentido de pertenencia.

“Yo creo que la cultura y el arte nos salvan, como dijo Marinello: el arte tiene que tener una vocación universal, pero el artista tiene que tener patria, si no la tiene está perdido es una burbuja en el éter. La cigarra y la hormiga… nos invita a tener conciencia de lo que somos y lo que tenemos que salvaguardar”.

Al encuentro en Mayabeque asistieron también Juan Miguel García Díaz, miembro del Comité Central del Partido y su Primer Secretario en la provincia, acompañado por las principales autoridades del territorio; Nereyda López Labrada, Secretaria General del Sindicato de los Trabajadores de la Cultura Fernando Rojas, Viceministro de Cultura; Luis Morlote, VicepresidentePrimero de la UNEAC y Reynaldo Medina, su presidente en la provincia; Waldo Ramírez, Vicepresidente del ICRT, la destacada actriz del cine cubano Isabel Santos y el pintor Nelson Domínguez junto a otros intelectuales y artistas.