La cultura y la Cubanía necesitan ser protegidos

Semana de la Cultura Cubana

La cultura y la Cubanía necesitan ser protegidos

Etiquetas: 
cultura cubana, Frank Fernández, música cubana, Fiesta de la Cubanía
  • Frank Fernández Teatro Bayamo Fiesta de la Cubanía. Foto Diana Iglesias
    Frank Fernández Teatro Bayamo Fiesta de la Cubanía. Foto Diana Iglesias

Hablar con el maestro Frank Fernández supone un giro hacia temas profundos de la cultura y la sociedad cubanas. A propósito de su estancia en Bayamo para la dirección artística del Concierto Cubano y Universal por el 20 de octubre, indagamos acerca de su concepto de Cubanía e identidad nacional, implícito en sus creaciones.

Si bien nos comenta que es una pregunta que le han hecho mucho, de distintas maneras, no deja de ser un reto y compromiso responder: “la Cubanía es algo que existe y pertenece a un mundo emocional de la espiritualidad, de la educación de la manera de caminar, de amar, de actuar, de comer, de vivir; es muy complejo definirla en palabras, pero existe, es identificable”.

Y como buen artista y defensor de la cultura en Cuba, prefiere poner ejemplos del arte que acentúan la identidad: “se reconoció hace ya muchos años que hay una escuela cubana de ballet, porque independientemente que las coreografías de los grandes como Giselle, El lago de los cisnes o Don Quijote, no fueran hechas por los cubanos, hay una forma de bailar, de hacer los mismos pasos –pueden llamarse fouttes, giros, saltos—, que tienen de cualquier manera pequeñas características que unificaban la expresión cultural cubana”.

Para el Premio Nacional de la Música otros aspectos del arte constituyen elementos indiscutibles de la identidad: “y así como te mencioné la escuela de ballet, el mundo, principalmente los rusos han reconocido la escuela cubana de  piano que muchas veces los propios cubanos han sido detractores; creo hay ya una aceptación a nivel educacional, hay una forma, una pianística cubana que empezaba con Ignacio Cervantes, y continuaba con Saumell, pasando por Ernesto Lecuona que tiene una característica única en su obra, y que llegan hasta personas de mi generación”.

“Está el hecho, sin faltar a la modestia, que los rusos reconocieron mi trabajo pedagógico cuando logré que salieran laureados alumnos míos. Recuerdo que escribieron: ‘Frank Fernández el creador de la escuela contemporánea de piano’.

“Yo diría que la guitarra es otro ejemplo, con los hermanos Nicola y la representación de Leo Brouwer como el gran compositor de la guitarra que pone a ese instrumento en posiciones de privilegios dentro de la música más contemporánea. Aunque estamos hablando del siglo XX esas tendencias se consideran contemporáneas.

“Pero si vas a la cultura ronera, Cuba tiene una escuela, si vas a la cultura del tabaco, la culinaria; yo pienso que eso no solo existe sino que hay que cuidarlo mucho porque es esencia de la nación y me siento privilegiado de haber estado presente en diversas ocasiones en que Fidel Castro le daba mucha importancia a los elementos culturales como algo fundamental para la supervivencia de la Revolución de ahí la famosa frase dicha en momentos de gran peligro: Salvemos la Cultura”.

Acerca de los peligros que rondan a la Cultura Cubana y la necesidad de preservarla, el reconocido compositor e intérprete acota: “Esto es un buen momento sin escarbar en nada morboso para decirte que esa Cubanía, ese ser cubano, esos elementos culturales, han estado y están en peligro y sin llegar a paranoias hay que estar consciente. No soy de los que creo que todo es un trabajo del enemigo, pero creo que la ingenuidad nos puede llevar también a tonterías y a pérdidas de valores, especialmente en el campo de la música porque como así me siento orgulloso y partícipe de ser una pequeña gota de agua dentro de ese inmenso mar que es la música cubana; trabajando para prestigiar la música cubana me siento también muy preocupado.

“Porque la pregunta es ahora constante, ¿que es Cubanía?, ¿qué se siente con ser cubano?, y hay que tener en cuenta qué se está perdiendo y cómo se están intercambiando valores de la nacionalidad por mercanchiflismo, envuelta en celofanes y edulcorantes, y de otras cosas bajo la justificación de lo que le gusta a la juventud”.

Insiste Frank Fernández en la necesidad de cultivar el gusto estético en las nuevas generaciones, especialmente el musical por el gran caudal, potencial y la riqueza sonora de la Isla. Señala que hay que ofrecer lo clásico y lo instrumental como una de esas opciones, también como elemento formativo y de disfrute porque hay ejemplos en el mundo, la historia que permiten demostrar que si se enseña lo bueno, se aprende y del papel primordial de la educación artística y general, menciona al experimento de Pavlo.

Advierte el Maestro que “no seamos ingenuos, no justifiquemos la mediocridad y la tolerancia excesiva. Yo no digo que combatamos la mediocridad con prohibición, la prohibición es un elemento de promoción, tenemos derecho y deber de promover los mejores valores de la cultura cubana y no se está haciendo al nivel, desde mi punto de vista, que es tan válido como el que está en contra mía, con la inteligencia y la energía suficientes.”

Acerca del vínculo indisoluble de la cultura y la Cubanía refiere que admira a Bayamo y su pueblo y siente una especial alegría de estar aquí para realizar el Concierto Cubano y Universal junto a un proyecto de Orquesta Sinfónica que dirige un Maestro muy joven y con mucho talento, al igual que los músicos que la forman.

Acerca de la vinculación historia y cultura, vuelve a expresar la “Cubanía para mí es algo sagrado, extraordinariamente difícil de definir. Los valores culturales, en el caso de nuestro campo, de la historia, a veces no se conocen, yo hablo mucho con los jóvenes comparto con ellos”.

Admira Fernández la Historia de Cuba y se siente orgulloso de que la cultura musical esté ligada al surgimiento de la nación, que ha defendido y conoce, y no solamente en los salones de presentaciones artísticas, en las plazas, en la manigua, en las luchas, ha sido una prioridad por las agrupaciones musicales, y es una alegría que todos podrán disfrutar en el concierto, no solo con Frank Fernández sino con otros íconos de la música:  la Original de Manzanillo, Adalberto Álvarez y su son y el proyecto que ponto será Orquesta Sinfónica de Granma.

“En este concierto los primeros momentos serán dedicados a Bayamo, se escucharán temas muy pegados y muy simbólicos ligados al surgimiento del sentir de nacionalidad, melodías y canciones que surgieron aquí en esta tierra tan patriótica. Sin dudas, la cultura musical juega un papel determinante en el sentimiento, ahí están Carlos Manuel de Céspedes, Perucho Figueredo, a los que rendiremos homenaje a través de sus propias creaciones”.

El Concierto Cubano y Universal se realizará el 20 de octubre Día de la Cultura Cubana en el Teatro Bayamo de la ciudad homónima y será el cierre dorado de la edición 25 de la Fiesta de la Cubanía.