La fotografía, un discurso estético sobre la vida cotidiana

La fotografía, un discurso estético sobre la vida cotidiana

Etiquetas: 
Plásticos, Galería Servando, fotografía
  • Para los artistas de Comercio de Rescate es una prioridad asumir la producción artística como un testimonio visual.
    Para los artistas de Comercio de Rescate es una prioridad asumir la producción artística como un testimonio visual.

El valor de las polémicas artísticas rebasa su carácter histórico y testimonial. Un ejemplo de lo anterior se aprecia en la exposición colectiva de fotografía Comercio de Rescate inaugurada este mes en la galería Servando del Vedado. Entre los artistas visuales que participan se encuentran Juan Carlos Alom, David Beltrán, Julio César llópiz y Ranfis Suárez, entre otros. Una narración no da por hecho el sentido, sino que permite imaginarlo; esta idea fue puesta a consideración del espectador por Abel González Fernández, curador de la muestra.

Para varios artistas contemporáneos es una prioridad asumir la producción artística como un testimonio visual del contexto histórico. Actitud estética que subyace en el discurso de la presente exposición. Existe además, una creciente preocupación por darle mayor protagonismo social al arte como acto comunicacional y a la conformación de una estrategia comunicativa que sea capaz de visibilizar la postura de un determinado creador y su obra. El diseño de una estrategia comunicativa con una intención transformadora, implica la relectura de la historia de la nación, pues en el pasado residen algunas interrogantes del presente.

Las ideas estéticas en Cuba emergen de razones sustanciales para redefinir una práctica concreta con repercusiones en el porvenir del país. Se están borrando las fronteras entre el ejercicio de pensar y las demandas del hacer. Pensar es un modo de hacer. El arte es una herramienta fundamental para el reconocimiento de conflictos de la realidad, desde el énfasis en las dinámicas sociales a nivel macro-sistémico. Lo expuesto hasta el momento describe, con exactitud, el espíritu de la muestra colectiva y nos hace tener una alta valoración de la cultura dirigida al crecimiento humano como propósito final. La obra de David Beltrán perteneciente a la serie Fragmentos de Infinito, de 2013 y reafirma lo dicho hasta el momento. Sin embargo, el manejo de las luces y sombras, el uso de líneas verticales y el equilibrio objetual otorgan a la composición fotográfica valores estéticos como lo sublime, entendido como el movimiento vital logrando en la muestra una gran capacidad expresiva y deja ver los diversos contenidos del texto visual, filtrados por el contexto actual, con un alto grado de compromiso y una filosofía de vida.

Los artífices visuales tienen el rol cuestionador que anima a pretender una mayor cohesión entre discurso estético, pensamiento social y acción social. Comercio de Rescate, sugiere senderos sobre de cómo llegar a un mejoramiento individual y social, estimula vínculos orgánicos entre individuo, arte y macro-social y concede una importancia vital al protagonismo del individuo/artista en la concepción general y modelo de realidad, que responda al estado espiritual de la actual generación de creadores y a la sociedad toda. La muestra es un llamado a reflexionar sobre el uso que posee la información y sobre la responsabilidad que tenemos como actores sociales de la comunicación.