La Gaceta de Cuba: “Buscarle las cosquillas a la época”

La Gaceta de Cuba, 55 años. Diálogo con Jaime Sarusky

La Gaceta de Cuba: “Buscarle las cosquillas a la época”

Etiquetas: 
Escritores, La Gaceta de Cuba, entrevista, Aniversario
  • Para Sarusky, desaparecido físicamente en 2013, La Gaceta… se distingue por su manera más viva, más actuante... y una literatura de vitalidad.
    Para Sarusky, desaparecido físicamente en 2013, La Gaceta… se distingue por su manera más viva, más actuante... y una literatura de vitalidad.

En 1965, el escritor Jaime Sarusky se inició como Jefe de Redacción de La Gaceta de Cuba. Durante tres años se mantuvo en este puesto, pero como colaborador se mantuvo cercano a la revista. Un fragmento de esta entrevista fue publicado en el no. 6 del 2013 de la revista con el título “Jaime habla de La Gaceta de Cuba…”

¿Cómo se comportó la producción literaria en Cuba entre 2000-2011?

Es interesante por la diversidad de proyecciones que tiene la literatura cubana actualmente, porque las diferencias en la proyección de los escritores cubanos cambian mucho según la generación, porque si usted se compara con una generación anterior y todavía posterior, usted se da cuenta de que las diferencias son grandes, usted diría que hay muchas diferencias en la forma de pensar de su mamá y alguna amigas que tengan quizás dos o tres años menos que usted. Pero ahora es mucho más aguda que en mi época cuando yo era joven, porque los cambios han sido tan grandes que es de todos los puntos de vista no solo, de la gente, sino la sociedad ha cambiado mucho y las formas de pensar y hasta de sentir es muy diferente también.

¿Refleja La Gaceta… todas las posiciones literarias que se producen en la Isla?

Efectivamente La Gaceta… ha reflejado con mucho tino la evolución de la literatura cubana, pero La Gaceta… tiene todavía una virtud y es que ha sabido buscarle las cosquillas a la época, y entonces se ha enfrentado a maneras de pensar mucho más agudas y profundas que en otros tiempos, por eso me parece interesante la labor de La Gaceta…, no solo por lo que refleja sino por lo que es capaz de buscarle a la época el secreto mayor. Desde el punto de vista de literatura.

¿Cuál es el aporte de La Gaceta de Cuba frente a otras publicaciones especializadas en el tratamiento de la literatura cubana?

La distingue una manera más viva, más actuante, que es lo que le está exigiendo a la literatura, que la literatura tenga una vitalidad que yo creo que en buena medida eso no siempre se logra completo, como puede lograrlo a lo mejor en la poesía y saber penetrar los problemas de la poesía o la narrativa, pero no siempre se puede abarcarlo todo, entonces se abarca por ejemplo, más que decir que La Gaceta… completa, depende de los temas, de cómo se aborden los temas, y la profundidad con que se está analizando la realidad literaria.

¿Se propone La Gaceta… una perspectiva periodística de la cultura?

Si la tiene. Mientras hay otras revistas que tienen una visión quizás más académica y otras quizás más regionalista, por ejemplo con razón una revista santiaguera se ciñe más a los problemas literarios en Santiago de Cuba, o por lo menos en las provincias orientales, lo cual es una virtud porque toma en cuenta una serie de características de ese tipo de periodismo y de la forma de pensar de los escritores orientales, o sea, no se puede generalizar demasiado porque hay particularidades grandes en la literatura cubana actual.

¿Refleja La Gaceta… todas las posiciones literarias que se producen en la Isla? ¿A quienes rechazan y por qué?

Lo ha reflejado, pero a lo mejor han aparecido en zonas insólitas del país buenos escritores porque están demostrando. Por ejemplo, en una zona apartada de la provincia de Holguín, cosa que no era frecuente en otra época, ya el hecho de que hubiera un Soler Puig en Santiago de Cuba ya era importante, y ahora están apareciendo mucho más allá de Santiago de Cuba.

¿Cómo valora la práctica del periodismo cultural en las publicaciones especializadas cubanas particularmente en La Gaceta…?

Algunas instituciones, algunas publicaciones, se han vuelto demasiado preocupadas por la cuestión de la academia, ser académicos, tratar temas académicamente, que es una manera muy válida pero al mismo tiempo separada de la realidad.