La Maka rinde tributo a Sergio Vitier

La Maka rinde tributo a Sergio Vitier

Etiquetas: 
Escritores, La Maka, sala Villena, Rogelio Martínez Furé, Sergio Vitier
  • La Maka en homenaje a Sergio Vitier por sus aportes a la música cubana y la identidad nacional. Fotos del autor
    La Maka en homenaje a Sergio Vitier por sus aportes a la música cubana y la identidad nacional. Fotos del autor
  • La Maka en homenaje a Sergio Vitier por sus aportes a la música cubana y la identidad nacional. Fotos del autor
    La Maka en homenaje a Sergio Vitier por sus aportes a la música cubana y la identidad nacional. Fotos del autor

El espacio La Maka, conducido por el folclorista y etnólogo Rogelio Martínez Furé en la sala Villena de la UNEAC, rindió tributo el pasado viernes al guitarrista y compositor Sergio Vitier, quien falleciera el pasado 1ro. de mayo a los 68 años.

Ante el público, Furé recordó que “Vitier siempre fue puente, nunca frontera, entre las nuevas generaciones”, y lo calificó de “músico excepcional y único, y artista reyoyo donde los haya”.

Sus aportes a la música cubana y a la identidad nacional son “medulares e irreversibles, y dan la medida de la extraordinaria cultura de su autor y el virtuosismo que ejerció donde se dispusiera a crear”, añadió el autor de Poesía anónima africana.

Me une a él una hermandad que no destruirá la muerte —dijo el Premio Nacional de Literatura—. “Éramos, y seguimos siendo, cimarrones de la palabra, amantes de la vanguardia y los rompimientos”.

Es cierto, quedaron truncos algunos proyectos, pero su contribución en la música de concierto, ya sea en el cine, el teatro, la televisión o la danza, es tan innegable como suficiente, alegó Martínez Furé.

Durante el homenaje a Sergio Vitier, varios integrantes del público pidieron la palabra para rememorar anécdotas. Nancy Morejón señaló que “unido a su extraordinario talento, en este gran músico vibraba una belleza real memorable”.

En este sentido, Morejón leyó dos poemas. “El niño bello”, de su madre la poeta Fina García Marruz, y “Fina y su niño bello”, del escritor Roberto Fernández Retamar.

Además de la erudición y el magisterio que ejerció en los más jóvenes, trascendieron las ocurrencias de Vitier. “En una ocasión se le ocurrió decir: mucho cuidado, a mí me cargaron Lezama y Feijóo”, evocó Nancy Morejón.

El espacio, que sesiona los primeros viernes de cada mes en la sala Villena de la UNEAC, descansará en agosto para reanudar su cita en septiembre, señaló Martínez Furé.