La mejor partitura

La mejor partitura

Etiquetas: 
undefined
  • Es un maestro en el sentido pedagógico de la palabra. No pocos músicos y cantantes han salido de su gestión musical y de su asesoramiento. Foto del autor
    Es un maestro en el sentido pedagógico de la palabra. No pocos músicos y cantantes han salido de su gestión musical y de su asesoramiento. Foto del autor

Andrés Hernández Font (Ciro Redondo, 1951) es un músico excepcional. Siempre inmerso en música cubana que no se oye, pero se nota a la legua. Siempre defendiendo los valores culturales de Cuba y nuestra Revolución. Cada año prepara un concierto de fin de año. Y en esta oportunidad, ya está preparando el del 2017: Concierto Filin.

Nos cuenta que será el 22 de diciembre, a las 9 de la noche en el Teatro Principal.

Con un orgullo musical que le salta en la mirada y le hace exaltarse al darnos los detalles de esta cita, nos convoca para difundir la buena nueva.

Será un concierto que reúne a siete jóvenes intérpretes de la canción de esta provincia. Siete maneras distintas de interpretar, respirar, vocalizar, moverse en el escenario. Cada una interpretará dos canciones, por lo que el repertorio andará por los 14 temas a escucharse. Pero todo es cambiable.

Dice Andresito, como le conocen en el ambiente musical, que los asistentes a la cita musical podrán apreciar sus arreglos para piano de canciones como “Perla marina”,  “Duele”, “Gracias a la vida”, y hasta el tango “Volver”, entre otras.

Es un repertorio bien escogido con una intencionalidad llamada a “realzar lo mejor de la cancionista cubana sin dejar a un lado lo mejor de la canción universal”. Andresito es un defensor a fondo de la cultura cubana y prefiere que hasta en los spot de radio y televisión se utilicen música nuestra de cualquier género.

“Nuestra música es inmensa. Y hay de todo, para todos los gustos. Lo único que hay que hacer, es intencionar su divulgación”, nos dijo en otra oportunidad.

Su forma de pensar no ha cambiado.

Es un maestro en el sentido pedagógico de la palabra. No pocos músicos y cantantes han salido de su gestión musical y de su asesoramiento. Enfrascado siempre en la lucha contra la banalidad musical y esa desmedida divulgación de una pseudocultura que parece deteriorar a la más genuina, no tiembla a la hora de criticar lo mal hecho.

Junto con la música alterna su faena con la Vicepresidencia de la UNEAC en la provincia. Allí tiene el escenario ideal para tratar de “cambiar lo que debe ser cambiado”. Morón, su ciudad de convivencia, es el campo de acción.

En esta oportunidad, no solo estará con su sempiterno piano, tres músicos jazzistas le harán compañía para que el mensaje termine por asentarse en el alma de los presentes. Andresito aspira a que la gente se despida de su concierto con más amor por la música de calidad, la música cubana. Trabaja con tesón para ello.

Le dedica este espacio sonoro al 30 aniversario del Comité provincial de la UNEAC, al día del Educador, de la FAR, y,  por sobre todas las cosas, al 59 aniversario del Triunfo de la Revolución. Esta revolución que es la mejor partitura de todas.