La melodía tiene el primer papel para conmover a las personas

La melodía tiene el primer papel para conmover a las personas

Etiquetas: 
Producciones Abdala, Asociación de Músicos
  • En Producciones Abdala, José María Vitier convocó a los amantes de la buena música para la presentación de sus nuevos fonogramas. Foto del autor
    En Producciones Abdala, José María Vitier convocó a los amantes de la buena música para la presentación de sus nuevos fonogramas. Foto del autor

El encuentro se efectuó en Producciones Abdala, sito en 5ta y 32, en el municipio capitalino de Playa, y es que fue justamente en Producciones Abdala donde se grabaron los discos bajo el sello Unicornio de la propia empresa.

Los discos tienen sus características particulares: en “Concierto y documental” aparecen músicos invitados, entre ellos, la soprano Bárbara Llanes, el trovador Amaury Pérez, el violinista Lázaro D. González,  el bajista y guitarrista Nicolás Sirgado, el contrabajista Jorge Reyes, los percusionistas Abel Acosta y Otto Santana, y por último “el Miguelón” Miguel Ángel Rodríguez (drums).

Este primer disco contiene dos DVD: el primero con el documental “Intimidad” del realizador José Manuel García Suárez, de quien dijo Vitier es su “biógrafo audiovisual”. El segundo contiene el concierto “Tarde en la Habana”, el que muestra 14 temas, todos compuestos por el pianista:

  1. Tema del Festival del Nuevo Cine Latinoamericano/ El corazón sobre la tierra.
  2. Temas de series: Isabel, Tema de la amistad/ En silencio ha tenido que ser
  3. Tarde en la Habana
  4. Barrock
  5. Preludio de Sofía/ Intimidad
  6. Fresa y chocolate
  7. Danzón imaginario
  8. Tus ojos claros
  9. Ritual
  10. Festiva
  11. Tempo habanero
  12. Fugado y son nocturno
  13. Al pie de tus altares
  14. Ave María por Cuba

El segundo disco está formado por XV temas, en el que toda la música está compuesta e interpretada por José María Vitier:

  1. Ritual
  2. Romántico
  3. Pendiente de un mirar
  4. Tus ojos claros
  5. Tempo habanero
  6. Yo quisiera
  7. Escenas en la costa
  8. Ofrenda (Dedicado a Lichi y a Rapi Diego)
  9. Dos Ángeles
  10.  Oración I
  11. Oración II
  12. Oración III
  13. Oración IV
  14. Oración V
  15.   Pulso de vida

Las portadas de los discos resultan llamativas y oportunas pues muetran por un lado las manos de Vitier “acariciando las teclas del piano” y por el otro otras manos que ofrecen el reflejo de la luna, entre una antítesis de luz y sombra, “Ofrenda #2” un acrílico sobre lienzo, de Silvia Rodríguez Rivero.

En la presentación, las palabras iniciales estuvieron a cargo de la gerente de la empresa, Mabel Muñiz Ocaña,  quien explicó que estas entregas eran las últimas de la disquera para el público amante de la música, pero que aún quedaba una propuesta: el disco que se grabará el próximo 10 de diciembre cuando José María Vitier ofrezca un concierto en el Teatro Martí de la Habana Vieja.

A las palabras iniciales siguió una adaptación del documental que ofrece el producto “Concierto y documental”, en el que Vitier cuenta sus sentimientos por la Habana, sus vivencias de la infancia entre músicos e intelectuales: su abuela fue pianista, sus tíos intérpretes (uno de ellos tenor), su padre estudio violín…; aunque de CintioVitier (su padre) y Fina García (su madre) otros fueron los aires artísticos porque pertenecían al grupo de los “literatos”, figuras de renombre dentro del Grupo Orígenes de la poesía cubana. También las voces lejanas del Padre Castelo, del Maestro José Lezama Lima se hicieron presente en los recuerdo del músico. Dulce sabor a buen arte poético percibieron quienes, entre los presentes, aman la literatura de nuestro país.

Otro de los pasajes emotivos se relacionó con el primer encuentro con la “muchacha”, que llegaría a ser su gran compañera de la vida: su esposa Silvia, con la que se casó en 1973 y que le regaló “el día incomparable en que nació su hijo”.

José María también compartió la importancia que tiene para su producción musical su hermano Sergio Vitier, con el que ha colaborado en varias ocasiones y que han creado “un sello distintivo” dentro de la música cubana.

Su valoración sobre el proceso la tiene bien clara: “los discos están bien producidos” y resaltó la importancia de la posproducción que delega en la persona de su esposa que ha sido “una productora soñada”.

Una ovación despidió el corto y acto seguido se le dio la palabra a la prensa para intercambiar sobre la producción de los discos. Para ese momento, tomaron la palabra junto a Vitier, sus acompañantes en el panel:el productor José Manuel García, el invitado Dagoberto González, la gerente de Producciones Abdala, Mabel Muñiz y la representante del Teatro Martí.

Entre las preguntas realizadas a Vitier, cabe resaltar la relacionada con su obra como material didáctico para las escuelas de la enseñanza artística; a lo que respondió que ya se había utilizado parte de su repertorio para la enseñanza del piano desde los niveles elementales hasta el nivel superior y que en algunos casos se pensaba imprimir las partituras para que sirvieran de modelo en las clases: “Esa es una deuda pendiente con mi formación” sentenció.

Dagoberto González, quien ha demostrado sus destrezas en el manejo del violín, agradeció la oportunidad de poder compartir escenas con José María Vitier y por la oportunidad de poderlo acompañar el día 10 en el Teatro Martí.

De este concierto es importante destacar que una parte será dedicada al cine, a los 30 años del tema del Festival de Cine, y por la otra al Jazz y la Contradanza.

Y con el buen deseo de disfrutar de ese concierto finalizó la presentación de los fonogramas, estos regalos de José María Vitier que el público agradece y se llevan consigo, al decir de Silvio Rodríguez, como un “tremendo regalo a nuestra música”.