La mitología vallenata

La mitología vallenata

Etiquetas: 
: Escritores, sala Villena, Alex Pausides
  • Sobre la relevancia de esta tradición, el propio Gabriel García Márquez, decía que la novela Cien años de soledad era un vallenato. Fotos del autor
    Sobre la relevancia de esta tradición, el propio Gabriel García Márquez, decía que la novela Cien años de soledad era un vallenato. Fotos del autor
  • Sobre la relevancia de esta tradición, el propio Gabriel García Márquez, decía que la novela Cien años de soledad era un vallenato. Fotos del autor
    Sobre la relevancia de esta tradición, el propio Gabriel García Márquez, decía que la novela Cien años de soledad era un vallenato. Fotos del autor
  • Sobre la relevancia de esta tradición, el propio Gabriel García Márquez, decía que la novela Cien años de soledad era un vallenato. Fotos del autor
    Sobre la relevancia de esta tradición, el propio Gabriel García Márquez, decía que la novela Cien años de soledad era un vallenato. Fotos del autor

La música vallenata se dejó escuchar durante la conferencia impartida por el periodista y escritor colombiano Alonso Sánchez en la sala Villena de la Sede Nacional de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC).

Tomando como punto de partida la nombrada Mitología vallenata, Sánchez se refirió a los principales componentes de esta tradición que se nutre de la música y las costumbres de la región. Invitado por la Asociación de Escritores de la UNEAC, este espacio posibilita el conocimiento de la cultura que distingue al país latinoamericano y el diálogo con la cultura de la Isla.

La lluvia que durante estos días de mayo se hace presente cada tarde no impidió que muchos escritores, intelectuales e interesados se llegaran hasta la sede de la organización, ubicada en la calle 17 del Vedado habanero. Donde la conductora Rosalia Arnáez, presidenta de la Asociación de Cine, Radio y Televisión les dio la bienvenida a los presentes.

Durante el encuentro, la Excma. Sra. Araceli Morales López, embajadora de la República de Colombia, manifestó su pesar por el accidente aéreo que tuvo lugar unas horas antes en el Aeropuerto Internacional José Martí de La Habana. También agradeció la presencia de cada uno de nosotros, debido a que la lluvia impidió que la actividad pudiera comenzar en el horario programado.

Alonso Sáchez es oriundo de la ciudad de Valledupar, capital nacional del vallenato en Colombia. Sobre la relevancia de esta tradición, el propio Gabriel García Márquez, decía que la novela Cien años de soledad era un vallenato.

“Los orígenes del acordeón y de la música vallenata en la costa Caribe colombiana, particularmente en el Magdalena Grande, donde la música regional se convirtió en nacional y en patrimonio cultural del país”, expresó Morales López.

Alonso Sánchez en los últimos dos años ha estado investigando sobre la música, como parte de su afición por estudiar los personajes y las historias de su pueblo. Este afán por indagar en los vericuetos de la historia y la tradición de su región ha sido una constante desde hace diez años cuando comenzó a escribir lo que sería la obra Líbranos del bien publicada por Alfaguara dentro de la colección «Mapa de las lenguas».

Para Sáchez lo relevante del vallenato es que ha dejado de ser una música local para ser la música de la nación, es un ritmo que se escucha en toda Colombia.

Sobre el alcance del vallenato, expresó Loncho —como cariñosamente le llaman sus conocidos— que actualmente se realizan en Colombia más de 300 festivales de la música vallenata.

El acordeón, la caja y la guira son los tres instrumentos que componen el conjunto vallenato y la primera vez que se mencionó fue en un texto de viaje, donde refiere el francés las tormentosas noches frías que vivió en Río Frío y Aracataca en 1896.

Fue en Aracataca donde nació García Márquez y el segundo artículo que escribió el también autor de Crónica de una muerte anunciada, comenzaba con la frase ya extendida en Colombia que dice: “No sé qué tiene el acordeón de comunicativo que cuando lo oímos se nos arruga el sentimiento”.

La gota fría, un paseo muy famoso, fue uno de los temas que Javier Elías, compartió con los asistentes en la sala Villena. Este estudiante de Medicina en Cuba posee dominio del instrumento, logro que ha alcanzado como práctica sociocultural, sin estudios académicos del mismo. En otro momento también se hizo sentir una dinastía en tiempo de son, variante que caracteriza como el blues del vallenato.

Sánchez también mencionó la polémica que actualmente tiene lugar entre los departamentos de la costa caribe colombiana, los cuales se disputan el nacimiento en el uso del acordeón.

Esta conferencia constituye un puente entre la cultura colombiana y la cubana, con espacios como este se afianzan los vínculos entre las naciones desde sus componentes culturales.

En la sala Villena se encontraban Alex Pausides, presidente de la Asociacón de Escritores, Lázaro Castillo, Secretario de organización de la UNEAC y miembros del cuerpo diplomático de Colombia, como Rafael García, Consejero Cultural de la Embajada de Colombia en Cuba.