La música habla por sí sola

La música habla por sí sola

Etiquetas: 
Músicos, Isaac Nicola, sala Villena, música tradicional, trova, guitarra
  • El homenaje engrandece la obra musical que ha legado la familia Nicola Romero. Fotos: Roberto Bello
    El homenaje engrandece la obra musical que ha legado la familia Nicola Romero. Fotos: Roberto Bello
  • El homenaje engrandece la obra musical que ha legado la familia Nicola Romero. Fotos: Roberto Bello
    El homenaje engrandece la obra musical que ha legado la familia Nicola Romero. Fotos: Roberto Bello
  • En el centro Clarita Nicola Romero, hermana menor del maestro Isaac Nicola y tía de Noel Nicola. Fotos: Roberto Bello
    En el centro Clarita Nicola Romero, hermana menor del maestro Isaac Nicola y tía de Noel Nicola. Fotos: Roberto Bello

Una tarde de honores y aplausos aconteció ayer en la sala Villena de la UNEAC, donde se efectuó el concierto-homenaje a la familia Nicola Romero, formadora de los más ilustres músicos de la Isla y que ha dejado una impronta inolvidable en la historia de la música cubana. Para quienes conocen del tema, saben que constituye un privilegio musical la obra de la familia Nicola.

Esta ocasión especial contó con la presencia de Clarita Nicola Romero, Cuqui, hermana menor del maestro Isaac Nicola y tía de Noel Nicola, así como amigos, estudiantes y familiares de esta consagrada familia, una rotunda evidencia de una obra realizada con amor.

La sesión comenzó con la proyección del documental Así como soy del realizador Carlos León sobre la vida y obra de Noel Nicola, fundador de la nueva trova, donde se recrean los momentos más significativos de su trayectoria: cuando comenzó a cantar en la sala Che Guevara de la Casa de las Américas, lugar donde conoció a los grandes de la literatura, dígase Julio Cortázar, Mario Benedetti, entre otras personalidades. Esta bendita coincidencia le permitió a Noel “subir la parada” como bien manifestó en el audiovisual, aunque era un músico culto, condición que le permitió ampliar su visión sobre la vida y la música.

El autor de Marcha de los papaloteros (canción que distingue la gustada serie) no solo es compositor e intérprete, sino que es capaz de crear en la obra de otros artífices. Tal es así que musicalizó los poemas infantiles del texto Tricolor, obra de la Premio Nacional de Edición Olga Marta Pérez y el resultado son unos versos rítmicos, al son del chá chá chá y el zucu zucu.

Noel, al igual que su padre, tenía una ética admirable y un alto sentido de la amistad. Su amigo, el trovador Ángel Quintero expresó: “…fue un hombre de tantas verdades y tantos amigos (…) me enseñó a que indagara, que leyera”. Por otra parte la compositora Miriam Ramos declaró que es un honor haber sido su amiga e intérprete. 

En este merecido homenaje no pudo faltar la música y jóvenes talentos del Conservatorio de Música Alejandro García Caturla interpretaron piezas de Eduardo Martín. También la trovadora Marta Campos entonó canciones de Noel Nicola y dedicó una obra de su autoría a Clarita, a quien se le dio más de una sorpresa, pues su amiga Marta Valdés interpretó dos canciones de Ela O’ Farril, un momento exclusivo a guitarra limpia, donde vibraron los acordes y las melodías.

Es de sabios rendir tributo a quienes lo merecen y cuando existe un legado como el de la familia Nicola Romero se vuelve imprescindible su consulta, porque grandes hazañas llevan consigo estos dos apellidos.