La poesía como acto de resistencia cultural

La poesía como acto de resistencia cultural

Etiquetas: 
Escritores, poesía, Encuentro de escritores, evento
  • En el segundo día del evento se destacó la presencia de Katherine Müller Marín y el panel Panorama internacional de la poesía actual. Foto del autor
    En el segundo día del evento se destacó la presencia de Katherine Müller Marín y el panel Panorama internacional de la poesía actual. Foto del autor

Con un llamamiento a reflexionar en el Día Mundial de la Poesía sobre el poder del lenguaje poético y su importancia para trazar puentes de comunicación, dio inicio a su discurso Katherine Müller Marín, Directora de la Oficina Regional de Cultura para América Latina y el Caribe de la Unesco.

El acto tuvo lugar en la sala Villena de la UNEAC durante la celebración del II Encuentro Nacional de Poesía donde la diplomática celebró la existencia de los movimientos poéticos y los llamó expresión de la diversidad lingüística que ayudan a la conservación del idioma y a sostener formas de diálogos que barren discordias y malentendidos.

En estos tiempos de incertidumbres y turbulencias sociales donde la tecnología amenaza la comunicación cara a cara, la poesía es una herramienta de resistencia cultural, un tributo a la paz, a la no violencia y a la tolerancia, agregó Müller Marín, quien sostuvo además que en el mundo hacen falta menos policías y políticos, y más poetas.

El programa de evento incluyó el panel Panorama internacional de la poesía actual integrado por Roberto Méndez, Lourdes Arencibia, Francisco Díaz Solar y Ricardo Alberto Pérez, con el objetivo de “trazar coordenadas que permitan acercarnos a lo que se está produciendo y promocionando en diversas partes del mundo”, señaló Alberto Marrero, presidente de la Sección de Poesía de la Asociación de Escritores de la UNEAC.

Roberto Méndez dijo preferir el término “nuestroamericano” al de “hispanoamericano”en una tradición poética llena de iluminaciones y condensaciones, de rupturas y continuidades, donde “nos basta con Rubén Darío, César Vallejo y Lezama Lima, ya que lo demás nos será dado por añadidura”.

Louis Philippe Dalember, Paul Laraque, Edgard Guosse y Yanick Jean, son algunos de los poetas haitianos que han aportado rasgos a la poesía haitiana como ver la historia en términos de identidad, el enfrentamiento a las normas literarias convencionales, y el hecho de expresarse en las lenguas francés y creol, destacó Lourdes Arencibia.

Francisco Díaz Solar al abordar la poesía alemana contemporánea se detuvo en autores jóvenes que “llevan en sus venas la fiebre de la experimentación, osadas búsquedas formales y una visión social comprometida con el destino un tanto incierto de la humanidad”. Poemas de Jan Wagner, Nora Bossong, Stefan Schmitzer y JürgHalter, fueron leídos por Díaz Solar “como anticipo de una antología en gestación”.

Por su parte Ricardo Alberto Pérez aseveró que la poesía, si no quiere alejarse de su misión, está llamada a convertir la realidad en lenguaje, a desaparecer fronteras, y a convertir el desencanto en una manera de encantamiento. En este sentido llamó a los poetas a participar de la realidad, del debate social que atraviesa al mundo, y a no convertirse en objetos de museo.

“Tenemos que transformar la realidad en algo vivo, asumir la poesía como drama personal y angustia. No hay que olvidar que la poesía es contaminación y está marcada por el flujo bárbaro de la visualidad. Y algo más: debemos respirar por encima de la pesada carga que llevamos en las espaldas, esa tradición poética hay que digerirla y traicionarla también si queremos participar con una voz propia”, subrayó.