La revista Arte Cubano en el contexto de la XIII Bienal de La Habana

La revista Arte Cubano en el contexto de la XIII Bienal de La Habana

  • La sección “Otros espacios” se caracteriza básicamente por lo heterogéneo de su contenido y consta de cinco artículos. Portada de la revista
    La sección “Otros espacios” se caracteriza básicamente por lo heterogéneo de su contenido y consta de cinco artículos. Portada de la revista

Como parte de las actividades del programa de la XIII Bienal de La Habana, fue presentado en el Centro de Arte Contemporáneo Wifredo Lam el primer número de la revista Arte Cubano correspondiente al 2019, dedicado en esta ocasión al Premio Nacional de Artes Plásticas José Angel Toirac y que contó con la presencia del equipo editorial de la publicación.
Las palabras centrales de la presentación estuvieron a cargo de Jorge Ángel Hernández, editor ejecutivo de la revista, el cual inició su intervención destacando que en este primer número del 2019, amén de propiciar el acercamiento a la obra de Toirac desde diferentes facetas, no se quiso dejar de tener en cuenta el hecho de que en el presente año se cumple el 130 aniversario del natalicio del artista plástico Eduardo Abela (1889-1965), así como el cumpleaños 90 de la también artista plástica y promotora cultural Antonia Eiriz (1929-1995), de ahí que esas referencias se encuentren como una suerte de portada del número en el reverso de cubierta.
La primera parte de la revista (Homenaje) está constituida por un dossier dedicado al Premio Nacional de Artes Plásticas José Ángel Toirac y se inicia con las palabras de elogio durante la entrega de este reconocimiento, a cargo del crítico de arte y ensayista Helmo Hernández. A su vez incluye cuatro artículos que abordan diferentes aspectos de la obra de Toirac: “José Toirac (Esperando por Carlos Enríquez)” de Corina Matamoros; “Absolut Toirac. No es mágico, ni maravilloso; sencillamente realista. Panorama de la obra de José Toirac en 10 años de trabajo”, de Meira Marrero; “Si de exhumaciones se trata. A propósito del tratamiento de la imagen de Ernesto Guevara en la obra de José A. Toirac”, de Wendy Peñalver Sánchez” y “A la tercera va la vencida. Las construcciones de José Toirac”, de Magaly Espinosa, los que a su vez están acompañados por varias imágenes y fotografías relacionadas con la trayectoria de este artista.
La sección “Ruta crítica” consta de cuatro trabajos, dos de los cuales tienen como protagonista La Habana en el contexto de sus 500 años de fundada. El primero de ellos, “La Habana: imaginario y sentimiento”, de Onedys Calvo Moya, nos propone apreciar como “La Habana no es solo espacio arquitectónico, urbanístico, físico. Es efectivamente un sentimiento, una espiritualidad y una dinámica bulliciosa e intensa que se expresa en las calles”, reflejado no solo a través de su amplio y variopinto conjunto de edificaciones, sino también mediante los medios de transporte que transitan por sus arterias viales (desde los legendarios “Camellos” del “período especial”, varios de los cuales en una de las Bienales de La Habana terminaron intervenidos artísticamente, pasando quizá, entre otros ejemplos, por los “almendrones” en sus diferentes estratos y los recién llegados microbuses GAZelle rusos); y sobre todo por sus habitantes, que en unos casos para bien y otros para mal, interactúan en la urbe. Por su parte, en “Sobre el arte en el espacio público, un estudio de caso: Detrás del muro I y II”, del diseñador gráfico, profesor y curador Claudio Sotolongo, este realiza un acercamiento crítico a las dos primeras partes de esta singular propuesta que durante las más recientes ediciones de la Bienal de La Habana interviene diferentes áreas del malecón habanero con un conjunto de propuestas muy disímiles desde el punto de vista estético-conceptual y que con más o menos énfasis y fortuna disertan con el público que se acerca a las mismas.
Los otros dos trabajos que forman parte de esta sección, “Ni ghetto ni pariente pobre. El arte de la Bienal de cerámica de 2018: esculturas, instalaciones y proyectos”, de Hortensia Peramo Cabrera y “Díselo a todo el mundo: fotografía cubana de temática gay”, de Maykel José Rodríguez Calviño, nos acercan, bien a manifestaciones artísticas no siempre reconocidas en su justa valía (el mundo de la cerámica visto desde su resultado artístico) o al polémico mundo del tema de género en las artes visuales cubanas y de hecho enriquecen el contenido de la sección “Ruta crítica”.
La sección “Otros espacios” se caracteriza básicamente por lo heterogéneo de su contenido y consta de cinco artículos: “De recursos y de métodos. En la mira del diseño cubano. Entrevista a Luis Ramírez”, de Isabel María Jiménez; “El universo femenino en la obra de Martha Jiménez”, de Surisday Reyes Martínez; “Eduardo Rubén. Un artista desobediente”, de Gabriela Hernández Brito; “La paradoja de los tiempos. Estribaciones visuales de un fabulador sureño”, de Jorge Luis Urra Maqueira y “A tiro de Zardoyas”, de Jorge Ángel Hernández.
Durante la presentación de la revista se encontraban presentes, entre otros invitados, Norma Rodríguez Derivet, presidenta del Consejo Nacional de Artes Plásticas y directora de la publicación, y José Angel Toirac; así como un público integrado fundamentalmente por artistas, críticos de arte, curadores y representantes de los medios de prensa, los que tuvieron ocasión de llevarse a casa un nuevo número de Arte Cubano, que ciertamente destaca no solo por su notable acabado formal y certero uso de las imágenes, sino también por su diversidad temática, en lo que puede considerarse sin falta otro acierto de los organizadores de la XIII Bienal en el apartado de las presentaciones de publicaciones especializadas del evento más importante para las artes plásticas de la Isla. Enhorabuena.