Laboratorio de escrituras: mirada profunda a la creación

Laboratorio de escrituras: mirada profunda a la creación

Etiquetas: 
Escritores, Festival Internacional de Poesía, Rubén Darío, poesía
  • El laboratorio de escrituras inició sus jornadas en la UNEAC este martes 24 de mayo. Foto: Héctor Navarro.
    El laboratorio de escrituras inició sus jornadas en la UNEAC este martes 24 de mayo. Foto: Héctor Navarro.
  • El laboratorio de escrituras inició sus jornadas en la UNEAC este martes 24 de mayo. Foto: Héctor Navarro.
    El laboratorio de escrituras inició sus jornadas en la UNEAC este martes 24 de mayo. Foto: Héctor Navarro.
  • El laboratorio de escrituras inició sus jornadas en la UNEAC este martes 24 de mayo. Foto: Héctor Navarro.
    El laboratorio de escrituras inició sus jornadas en la UNEAC este martes 24 de mayo. Foto: Héctor Navarro.

El Laboratorio de escrituras, acertada propuesta que ofrece un acercamiento a la etimología del acto creativo en la literatura, comenzó su accionar este martes en la sala Villena, como parte de las actividades que desarrolla el Festival Internacional de Poesía de La Habana 2016. 

Para esta ocasión de dieron cita —una vez más— en la sala Villena de la UNEAC, los escritores Álvaro Salvador (México) y Ricardo Alberto Pérez (Cuba).

Desde su perspectiva, Salvador brindó homenaje y criterio a ese grande de las letras latinoamericanas y del mundo: Rubén Darío, con la exposición Connotación de la pintura en la poesía de Darío. La influencia que las artes plásticas tendrían sobre el máximo representante del modernismo en la lengua hispana, junto a la transición que experimentaban las formas clásicas desde el punto de vista escritural y de la cual no fue ajeno el genio del verso, fue argumentada por el investigador. “En ese momento hay una recuperación de la mirada y forma clásica de la poesía; Darío se da cuenta que el arte está cambiando. Es un momento de cambio en la pintura: está de moda el impresionismo, lo que daría paso más tarde a la vanguardia”, dijo.

Los llamados poetas franceses de la ilustración ejercerían también influencia sobre la poesía rubendariana. Destacaría Álvaro cómo el paisaje estaría presente en toda la obra del poeta nicaragüense, así como también la música y otras manifestaciones del arte. “Desde el principio tiene una conciencia clara de la sinestesia, defendía la idea de fusionar todas las artes concediendo especial importancia a la pintura y la música”, finalizó.

Por su parte, el poeta, crítico y ensayista Ricardo Alberto Pérez, quiso acercar a los presentes a las inmediaciones de la creación desde el ejercicio de la práctica, en este caso referente a la imagen, intervención que dio en llamar Connotación de la imagen en la poesía contemporánea. Para él, las imágenes pueden o no ser jerarquizadas y esto es lo primero que debe ver un poeta. Según advirtió: “no debemos dejarnos doblegar por la imagen, cada una constituye un hecho, su traslado a la escritura se convierte en una especulación”.

A este binomio, hecho e imagen, Alberto Pérez da importancia extrema, por lo que establece vínculo especial entre ambas, sobre todo, entre el hecho y la especulación llevados ambos a la página, sin otorgarle primordial carácter. “No jerarquizar las imágenes constituye un riesgo, hay que dejar que los objetos se recreen en la mente, se vayan escribiendo e inscribiendo en la mente”, señaló.

Para concluir destacó la atmósfera que se debe crear, vital para el poema, pues “da fuerza y sentido”, concluyó.