Las Jornadas Villanueva en el Sábado del Libro

Las Jornadas Villanueva en el Sábado del Libro

Etiquetas: 
: Escritores, Sábado del Libro, Instituto Cubano del Libro, Tablas Alarcos
  • Cubierta del libro. Cortesía del autor
    Cubierta del libro. Cortesía del autor

El libro Nueve dramas en presente, publicado por la editorial Letras Cubanas, fue presentado en el espacio Sábado del Libro como parte de las actividades del programa Jornadas Villanueva que se desarrollan desde el pasado 18 de enero en diferentes instituciones culturales habaneras. El libro tuvo como presentadores al escritor y ensayista Francisco López Sacha, el teatrólogo y ensayista Omar Valiño, quien tuvo a su cargo la selección de las obras recogidas en el volumen y Josefa Quintana, editora del texto y moderadora de la presentación.

Se trata de una antología conformada por los títulos Espontáneamente, de Amado del Pino; Chesterfield sofá capitoné, de Nara Mansur; Ayax y Casandra, de Reinaldo Montero; La pasión King Lear, de Yerandy Fleites; Diez millones, de Carlos Celdrán, Mecánica, de Abel González Melo; El deseo Macbeth, de Agnieska Hernández Díaz; El mal gusto, de Marcos Díaz y Rogelio Orizondo; y Criatura de islas, de Ulises Rodríguez Febles.

Durante su disertación López Sacha fue caracterizando en su orden las obras, de tal modo que el público tuvo la oportunidad de convencerse sobre la organicidad de una selección de piezas que, desde diferentes miradas nos muestra una realidad común, la de un país como Cuba. Este escenario y punto de confluencia visto desde disímiles modos estético-formales, resulta el principal protagonista de estas historias narradas con un enfoque capaz de rebasar un tratamiento localista en sus temáticas para mostrar el discurso narrativo en claves que deben su raíz al tratamiento metodológico de clásicos como William Shakespeare, Heinrich Ibsen y Bertold Brecht…; lo que a fin de cuentas contribuye a su universalidad. De ese modo situaciones como el tratamiento de la Historia y su saldo en una mirada desde el presente; la responsabilidad ético social en un contexto sumamente complejo; el elemento de las diferencias de género y posición social; y la necesidad de asumirse como sujetos en un escenario insular desde lo geográfico, pero a su vez muy cosmopolita desde la mirada hacia el mundo, conforman un mosaico singular, osado y controversial pero a la vez vigoroso y por lo tanto difícil de materializar en la mayoría de los intentos de este tipo de compilaciones, cosa que sin embargo queda lograda plenamente en este volumen.

Por su parte, Valiño comentó que, desde su punto de vista, una de las cualidades de esta compilación estriba en la posibilidad de que a la manera de un fichero, el lector puede leer los títulos de manera aleatoria, en una suerte de viaje metafórico por nuestra realidad que al mismo tiempo plantea una serie de metáforas relacionadas con los secretos y dramas del pasado y el presente, en un gesto obviamente político que no puede faltar en una antología como Nueve dramas en presente, pues según sus palabras, “no queremos un teatro crítico ni apolítico” y finalmente evocó como una conjunción muy singular el hecho de que justo el 22 de enero de 1869, mientras los voluntarios españoles asaltaban el teatro Villanueva durante la representación de la obra Perro huevero, debido a lo que consideraron un reto al poder colonial por los vivas a Cuba Libre y Carlos Manuel de Céspedes desde buena parte del público, dos adolescentes partidarios de la independencia, José Martí y Fermín Valdés Domínguez publicaban un pequeño periódico titulado La Patria Libre, que como parte de su contenido daba a conocer lo que sería el primer ejercicio dramático de Martí, su obra teatral Abdala, que reafirmaba el credo político que acompañaría a su autor y profetizaría el sentido de su vida.

De ahí que no sería casual el hecho de que el colectivo de la revista Tablas distribuyera durante este SL un suelto especial bajo el título de ese periódico (No. 150) con el texto de dicha pieza, en una suerte de hilo de continuidad entre pasado y presente de un teatro identificado con las realidades de su contexto histórico y fiel exponente de las dinámicas socioculturales de una identidad nacional que constantemente se construye con todos y para el bien de todos los cubanos y el resto de la humanidad.