Los cuentos que hace Elvia Pérez

Los cuentos que hace Elvia Pérez

Cuando conocí a Elvia Pérez las historias parecían contarse por sí mismas. Fue a través de la pantalla y en ese entonces, hace ya algunos años, ella relataba el cuento del hombre bizcochuelo. Elvia es narración, amor y firmeza, como lo son las historias que cuenta y la diversión que les agrega, porque narrar es cosa seria y eso lo tiene bien claro.

La conversación con ella no fue extensa, pero siempre encontró la palabra precisa, los gestos adecuados y hasta por momentos parecía que me narraba las repuestas, de ahí comprendí por qué cuando se para frente al escenario todo conspira para que el esfuerzo se convierta en aplausos.

Así son los narradores, así es Elvia Pérez, porque el que a buen cuento se arrima, buen narrador lo cobija.

Hace algunos días, la actriz y narradora oral, directora del grupo Contarte, mereció el premio Caricato en Actuación Escénica Femenina por la obra ¿Y tú que has hecho?, por ello dialogamos con ella, quien es miembro además de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) y aquí está lo que nos contó.

¿Cuán relevante es este reconocimiento?

“Es un premio importante porque el humor forma parte de la vida del cubano. Esta forma de humor que hemos trabajado en esta obra es un humor delicado, sin groserías, basados en textos de mucha calidad y de buenos autores. Son cosas que tienen que ver con la vida cotidiana, pero están dichas de una manera agradable, que hace reír, pero no hiere a nadie”. 

“Es muy importante el premio y que se mantenga este reconocimiento del humor en obras teatrales”.

Elvia Pérez ha tenido varios acercamientos al humor …

“Yo llevo trabajando los espectáculos unipersonales de cuentos mucho tiempo. He hecho por ejemplo espectáculos variados con textos de Eduardo del Llano, por ejemplo, Vida y muerte de Nicanor O 'Donenll, que es todo humorístico y es un personaje muy famoso”.

“He estado trabajando por ejemplo todos los cuentos humorísticos campesinos en espectáculos como Del canto y del cuento.  A través del tiempo me he mantenido trabajando también entre otras cosas el humor, porque me gusta, buscando en autores reconocidos como Laura Esquivel, Mónica Ferrero, cosas humorísticas que tengan ese humor sutil, no chavacán”.

¿Cómo insertar esa sutileza precisamente en la narración?

“Yo creo que tiene que ver primero con la selección del texto, de que sea un buen texto de un buen autor, que tenga ya en sí ese contenido y después la forma en la que uno lo interpreta o como uno se apropia de ese texto en el que realmente se va buscando todo lo que se tiene que dejar dicho con gestos, no solo con palabras”.

“A veces cosas que no están dichas, sino que están sugeridas, que pueden causar ese detonante de risas sin que uno se ría, porque puede ser un personaje distraído o un personaje torpe, o por ejemplo con el que me gané el premio que es una mujer, la famosa mujer golpeada, que justifica todas las cosas que le pasan con el marido. Es un tema muy difícil, porque realmente es un tema duro, pero está hecho de una manera que no es hiriente, pero hace pensar y reflexionar”.

Desde su experiencia personal ¿cómo valora la narración oral que se hace actualmente en Cuba?

“Yo creo que estamos en un momento  muy importante porque tuvimos un momento de crecimiento, de expansión por el país y ahora estamos en un momento de búsqueda de la calidad, de trabajar más profundamente hacia la búsqueda  de parámetros de calidad dentro del movimiento  y lo estamos yo creo que logrando, no solamente en las evaluaciones artísticas que están ayudando, sino también con los talleres, con las maestrías, con los diplomados , con todas las cosas que se preparan los artistas y los  narradores para hacer su trabajo  cada día mejor ”.

¿Qué cualidades debe tener un buen narrador oral?

“Primero tiene que tener el deseo de contarlo todo, así que tiene que ser buen conversador y después tiene que tener las mismas características que un actor. Es un tipo de actuación sin cuarta pared, pero es una actuación. Tiene que poder apropiarse de un texto, saber que pide ese texto, qué quiere decir y cuál es el súperobjetivo, cuáles son las emociones e interpretarlo”.

“El protagonista siempre es el texto. Nosotros entramos y salimos de los protagonistas, los personajes están como pasando por nuestra actuación, pero generalmente, no quiere decir siempre, no hay un personaje único, pero es buscar esa manera de interpretar el texto con calidad y con todas cosas que requiere que llegue a las emociones del que está observando y escuchando”.

Cuando terminó la entrevista de 4 minutos y 49 segundos se fue y con ellas las historias, los cuentos, los ademanes. Los espacios están, los cuento también y Elvia está dispuesta a relatar algunas de esas historias en las que su rostro devela cada paso del guion y donde nadie se arrepiente de haberla escuchado.