Los intrincados caminos de la crítica

Los intrincados caminos de la crítica

Etiquetas: 
Medios audiovisuales y radio, UNEAC, Rosalía Arnáez, ICRT
  • La crítica cultural necesita reforzarse en la prensa plana, la radio y la pantalla chica.
    La crítica cultural necesita reforzarse en la prensa plana, la radio y la pantalla chica.

Criticar es, a la vez, alabanza y censura

José Martí

La locutora y periodista Rosalía Arnáez, presidenta de la Asociación de Cine, Radio y Televisión de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), presidió la plenaria de la sección de Crítica e Investigación, que tuvo lugar en la sala Caracol de nuestra institución.

El doctor Avelino Couceiro Rodríguez, presidente de la sección anfitriona, reseñó los aspectos relevantes del trabajo realizado desde septiembre de 2015 hasta hoy (incluida la realización de los eventos teóricos Caracol 2015-2016). En ese contexto, se refirió a la inclusión —a partir de este año— de la cultura ambiental en la agenda de trabajo de dichos eventos y calificó tal acción de aporte muy importante por la vigencia que tiene, hoy por hoy, esa línea temática.

Por otra parte, señaló que, en ocasiones, la crítica molesta a quienes son objeto de ella en los medios; tan polémico planteamiento se debatió con profundidad durante el desarrollo de la plenaria, donde participaron funcionarios del Instituto Cubano de Radio y Televisión (ICRT).

El doctor Couceiro Rodríguez retomó el tema del evento teórico, recién finalizado, y expresó haber logrado algo muy positivo, que —hasta ahora— había estado dividido o escindido: la integración de los tres medios (cine, radio y televisión) en un solo panel, al cual se les dedicaron las tres sesiones de trabajo incluidas en el evento y que tuvieron como hilo conductor la identidad nacional del cubano, así como sus raíces multi-étnico-culturales.

No obstante, hubo miembros que expresaron su desacuerdo total o parcial con la estructura que le sirvió de base a esa cita anual, donde se recomendó debe dárseles seguimiento sistemático a los acuerdos adoptados en cada edición para no seguir arrastrando como secuelas interminables los mismos problemas colocados sobre el tapete año tras año.

Entre otros temas de interés, indicó que la sección de Crítica e Investigación creció con la incorporación de diez nuevos miembros, y se lamentó de que muchos de los integrantes de esa sección —y de otras pertenecientes a la Asociación— no tienen acceso a la red de redes, correo electrónico ni siquiera ordenador. Situación en extremo compleja, que se debe resolver de manera satisfactoria más temprano que tarde, porque la hora de la tecnología digital ya llegó a nuestra sociedad desde hace tiempo y no se puede vivir al margen o fuera de ella, porque nos quedamos desfasados desde todo punto de vista.

En su puntual intervención, manifestó que los problemas que presenta el cine cubano —con todas y cada una de sus implicaciones— se deben integrar al espacio mensual Moviendo los caracoles.

La crítica y periodista Francisca (Paquita) Armas planteó la acuciosa necesidad de crear un programa dedicado única y exclusivamente a la crítica de la parrilla de programación que oferta la Televisión Cubana, con un moderador que tenga buena imagen televisiva y sólidos conocimientos sobre los temas que se van a tratar en ese contexto audiovisual, para atraer la atención de los más jóvenes, y consecuentemente, formarlos como espectadores críticos y no como receptores pasivos del producto (telenovelas, musicales, informativos, etc.), que la pequeña pantalla insular les ofrece.

No obstante, precisó, esa no es una proposición nueva, sino que desde hace más de dos décadas la UNEAC le está proponiendo al ICRT concretarla, y todavía estamos esperando respuesta.

A tono con la proposición formulada por Paquita, dos funcionarios del organismo la apoyaron y se comprometieron ante el auditorio a darle luz verde, y consecuentemente, hacer todo cuanto estuviera a su alcance para convertirla en realidad tangible, no virtual.

En ese aspecto, Rosalía hizo una aclaración muy oportuna: la decisión de autorizar la salida al aire de ese espacio, es competencia absoluta del ICRT, y por ende, no depende —en modo alguno— de nuestros críticos e investigadores.

Entre otras cosas, los participantes insistieron en que la UNEAC debe establecer contactos más directos con la comunidad; y que la difusión de la crítica cultural se ha perdido casi por completo de la prensa plana, la radio y la pantalla chica (con excepciones, que las hay). Por lo tanto, es necesario que recupere la función que ha desempeñado en los medios masivos de comunicación.

Por último, se discutió —desde una posición eminentemente revolucionaria— el por qué algunos ilustres críticos, quienes —incluso— son profesores universitarios, están invisibilizados en los medios…, solo por tocar temas sensibles, pero con eticidad y honestidad; actitud que contraviene los principios esenciales de la política contra el secretismo emprendida y estimulada por el General de Ejército Raúl Castro Ruz, presidente de los Consejos de Estado y Ministros de la República de Cuba, quien estima que ocultarle información al pueblo es darles armas a los enemigos históricos de la Revolución para que la ataquen desde aquí o desde el exterior.

La plenaria de la sección de Crítica e Investigación de la UNEAC se caracterizó —sobre todo— por el diálogo civilizado, donde convergieron los más disímiles criterios, que fueron percibidas por el otro como una manera diferente de pensar (objetivo fundamental que persigue el martiano ejercicio del criterio), y no como expresión de un conflicto subjetivo.