"Los miserables" en una versión de lujo

"Los miserables" en una versión de lujo

Etiquetas: 
teatro cubano, Teatro Martí
  • Primer acto de la pieza Los miserables, llevada a escena por jóvenes aficionados.
    Primer acto de la pieza Los miserables, llevada a escena por jóvenes aficionados.
  •  El reconocido dramaturgo y director del Anfiteatro de La Habana, Alfonso Menéndez Balsa.
    El reconocido dramaturgo y director del Anfiteatro de La Habana, Alfonso Menéndez Balsa.

El quehacer del teatro dramático musicalizado que se realiza en la actualidad es una interrogante para todos los amantes del arte escénico cubano. El reconocido dramaturgo y director del Anfiteatro de La Habana, Alfonso Menéndez Balsa, conversa con nuestro portal a raíz de su presentación de la versión completa del musical Los miserables, de Claude-Michel Schönberg y Alain Boublil.

¿Cómo está organizada la presente temporada de Los miserables?

“Las funciones serán en el capitalino Teatro Martí los viernes, sábados y domingo a las 6:00 de la tarde hasta el próximo 11 de septiembre; porque el Anfiteatro de La Habana Vieja reinaugurado hace veinte años, se encuentra en una reparación capital. A finales de septiembre se restrenará en el Anfiteatro del Centro Histórico y en dependencia de la acogida del público y de las condiciones climáticas del invierno venidero se mantendrá hasta inicios del próximo año”.

¿Qué elenco representa la versión completa del musical Los miserables?

“Los muchachos son aficionados que ya han hecho 70 funciones de Aladino y  45 del Fantasma de la ópera; aunque la mayoría se estrena, excepto el personaje de Javert realizado por Rogelio Rivas, todos debutan como actor y cantante.

“Desde el doce de octubre del año pasado empezamos a ensayar, y fue muy difícil, pero con estos jóvenes se trabaja muy bien. En un principio pensé hacerlo con profesionales y la mayoría no actuaba bien o no tenían la tesitura que hace falta; por ejemplo, Jean Valjea canta notas muy agudas. Estos muchachos no tienen empresa ni estudios musicales previos, por lo que la profesora Martha Cardona les impartió clases durante un mes. Yo estoy con ellos muy contento. Como dice el refrán: Quien dijo querer dijo poder, no falla”.

¿Por qué seguir trabajando el musical?

“Esta es mi vida. Para hacer musicales hay que tener muchas ganas. Me siento muy bien haciendo mi trabajo”.

¿Quién produce los diseños de los musicales de sus últimas puestas en escena?

“La dirección de patrimonio cultural lleva veinte años apoyando el proyecto”.

¿Por qué mantener el diseño teatral de la Francia del siglo XIX en Los miserables?

“Los miserables es un clásico que está muy bien escrito musicalmente, tan solo los textos los mandé a traducir en español. Es una obra que se ha puesto en 96 países y somos el segundo país de América Latina que estrena esta obra”.

En una pieza tan universalmente conocida, ¿le incorporó rasgos de cubanía a esta versión de Los miserables?

“Ese es el conflicto de París en 1832. La guerra empezó el trece y se acabó el quince de mayo, duró dos días y el pueblo no se les unió. Este es un capítulo de la historia de Francia muy interesante, además Los miserables son un ícono de la literatura universal. No le veo puntos de contacto con Cuba, yo quise respetar el clásico tal cual fue escrito”.

¿Por qué representar el clásicos de Los miserables?

“Hace 20 años dirijo musicales en el Anfiteatro de La Habana y ya había hecho Cats, La bella y la bestia, La sirenita, El fantasma de la ópera, Aladino, todos con éxito de público y buena crítica, pero quería probarme profesionalmente con una puesta de mayor complejidad. Ya tengo 65 años de edad y le decía a los muchachos que esta obra no se iba a quedar nunca en términos medios, o teníamos gran éxito o no”.  

Los retos profesionales de Alfonso Méndez siempre son más ambiciosos y llenos de creatividad ante las adversidades, pero llenos de fuertes emociones que ponen a flor de piel los más reservados sentimientos.