Los otros paisajes de Ramón

Los otros paisajes de Ramón

Etiquetas: 
: Plásticos, Villa Clara
  • “Quizás sean mis sueños o recuerdos de niños cuando desandaba los trillos y barrancos entre lomas y bosques, teniendo de compañía a los animalitos y el trino de las aves, los ruidos de las aguas y de los bichos, mis asombros y travesuras y un poco  reflejo en mis pinturas como a mí me gustaría que se conservaran ante tanta acción depredadora humana”. Foto del autor
    “Quizás sean mis sueños o recuerdos de niños cuando desandaba los trillos y barrancos entre lomas y bosques, teniendo de compañía a los animalitos y el trino de las aves, los ruidos de las aguas y de los bichos, mis asombros y travesuras y un poco reflejo en mis pinturas como a mí me gustaría que se conservaran ante tanta acción depredadora humana”. Foto del autor

Con una nueva expresión del paisaje campestre y de montaña el pintor Ramón Fuentes Fuentes muestra en la Galería Hurón Azul de Manicaragua sus más recientes creaciones.

Son pinturas de mediano y gran formato en las que expresa su visión y apego por los parajes naturales en los que estuvo embebida su infancia y juventud.

“Le puse Limbus a la exposición un poco para provocar al público que sabe que soy eminentemente un paisajista natural pero sucede que he cambiado algunas cosas en la técnica y forma que reflejo esos parajes y quería ver como reaccionaba la gente ante esto” dice Ramón.

En la apertura de la exposición hubo un abrazo de cubanía entre la música de Ensemble Cuba Contemporánea que dirige Irina Toledo, con piezas nacionales del siglo XX y los cuadros de un artista que reflejan el apego a lo natural y a esos tonos que nos acercan al paisaje de los campos que rodean a Manicaragua.

“Yo nací en el campo adentro, allí viví casi 25 años, y ese entorno es lo que más me ha marcado en la vida y también lo que desató mi espiritualidad hasta convertirme en pintor porque eso también se lo debo a la naturaleza campestre de montaña”.

Las obras que integran la muestra se alejan del clásico realismo contemplativo para hacer  más énfasis en la visión abstracta u onírica del artista sin perder la fuerza de los colores ni el asombro de las formas creadas por la naturaleza.

“Quizás sean mis sueños o recuerdos de niños cuando desandaba los trillos y barrancos entre lomas y bosques, teniendo de compañía a los animalitos y el trino de las aves, los ruidos de las aguas y de los bichos, mis asombros y travesuras y un poco reflejo en mis pinturas como a mí me gustaría que se conservaran ante tanta acción depredadora humana”.