Mercado de arte en Cuba: mucho por recorrer

Mercado de arte en Cuba: mucho por recorrer

Etiquetas: 
Plásticos, arte cubano
  • Clausura del III Coloquio de Historia del Arte en la UNEAC. Fotos del autor.
    Clausura del III Coloquio de Historia del Arte en la UNEAC. Fotos del autor.
  • Clausura del III Coloquio de Historia del Arte en la UNEAC. Fotos del autor
    Clausura del III Coloquio de Historia del Arte en la UNEAC. Fotos del autor
  • Clausura del III Coloquio de Historia del Arte en la UNEAC. Fotos del autor
    Clausura del III Coloquio de Historia del Arte en la UNEAC. Fotos del autor

¨Es un mercado de estudio-taller, venta, completamente informal, está en estado primario¨, afirmó rotundamente el licenciado Luis Miret Pérez, director de Galería Habana, durante su intervención en conferencia de clausura del III Coloquio de Historia del Arte, cuya sección final se originó el jueves 30 de junio en la sala Villena de la UNEAC.

Auspiciado por la Facultad de Artes y Letras de la Universidad de La Habana, el Departamento de Historia de dicha institución, el Centro Nacional de Artes Plásticas (CNAP) y la UNEAC, el encuentro estuvo dedicado a la proyección internacional del mercado del arte, su tema principal fue la gestión, promoción y mercado del mismo.

Miret Pérez daba respuesta a una pregunta obligatoria con respuesta de Perogrullo: ¿existe un mercado de arte en Cuba?, es evidente que no pero surge otra interrogante, ¿qué imposibilita el desarrollo comercial en nuestro país?, ¨la inestabilidad de los precios de las obras, coleccionismo nacional casi nulo, debemos recordar que el coleccionista es importantísimo en la cadena de venta al no permitir que su patrimonio se fugue a la nada; falta de preparación especializada de la fuerza que trabaja en las galerías de arte¨, son apenas unas de las muchas debilidades señaladas por el especialista.

Las medidas para contrarrestar dichos males están formuladas, según comentó Luis, entre ellas el desarrollo de una preparación sistemática de gestores comerciales para las artes visuales que abarquen todos los artistas posibles; este sector de las artes plásticas es el de mayor ingreso en el país, según Miret, ¨hay que establecer una forma diferenciada de estimulación salarial, es uno de los grandes problemas que presentamos¨; otra de las propuestas que no puede demorar mucho es la adecuación de la carga tributaria relacionada con los ingresos de los artistas cobrados por ventas de obras en el exterior que pone en desventaja a las galerías cubanas en relación con las que representan desde el exterior a artistas cubanos; disminuir también la carga financiera que significa el aporte de las empresas al sistema institucional del Mincult, en la medida que posibilite un desarrollo más competitivo en el difícil campo de la comercialización; aprobar ala creación de galerías privadas como un complemento del sistema institucional que posibilite un crecimiento exponencial en la representación desde nuestro país del mejor talento.

Ponencias en la misma sintonía

Varias intervenciones complementarían con antelación estos puntos de vistas analizados por Miret. La licenciada María Milián, actual directora de la Galería Villa Manuela, abordaba el tema desde la participación cubana en las famosas galerías Crhistie´s y Sotheby´s, sin dudas, instituciones que marcan pautas actuales en el ámbito galerístico y las de mayor record de ventas. En ambas la participación cubana es casi insignificante a pesar de que un sinnúmero de creadores están representados en ambas subastadoras, entre ellos, Roberto Favelo y Manuel Mendive. El primero ha tenido 157 lotes de venta y un 40 % vendido; por su parte Mendive, experimenta 146 lotes con 27 % vendido. En general, los artistas cubanos y latinos aparecen como mercado emergente.

Milián justifica esta pobre presencia dado que no existe un mercado sólido de clientes que defienda la estabilidad de precios en las subastas de arte cubano, además de no registrarse mayoritariamente en las grandes colecciones internacionales, ¨no ha recibido la valoración que merece¨, dijo. En otro sentido, la especialista valora que es importante en este coloquio, dirigido a los historiadores de arte, tanto los formados como la nueva generación, tener en cuenta el fenómeno del mercado del arte, punto clave en su concepción y ausente de las aulas.

La licenciada Lizet Fraga daba su perspectiva sobre el recorrido experimentado por las artes plásticas cubanas en las Feria Internacionales en la exposición: Del Estudio Taller a las Ferias Internacionales de Arte. Parte de su propia experiencia como galerista. Afirma que los cambios ocurridos en las instituciones de la plástica ha influido en la presencia de Cuba internacionalmente, ¨permitió un cambio en la mentalidad y en la promoción de artistas cubanos en otros países¨, aseguró; además agregó que la creación de una Dirección de Artes Plásticas en el Fondo Cubano de Bienes Culturales y la Galería Habana con una estrategia de promoción hacia el exterior, ayudó en este sentido. Ahora, la pérdida de las nóminas en las galerías es un aspecto negativo en la promoción internacional, ¨a veces en una misma feria parecen cuatro galerías con los mismo artistas¨, lo cual lamentó, como también el aspecto económico, ¨se exige un resultado económico por parte de las institución cubana cuando en muchas de estas ferias lo esencial es la promoción y la sistematicidad de la presencia, no lo financiero¨, concluyó. Valoró de positivo el énfasis actual de la presencia cubana en circuitos norteamericanos.

Sobre las esencias de las dinámicas de circulación de artistas cubanos —entiéndase formados en Cuba aunque emigren— versó la intervención de la MsC. Anelys Álvarez, leída en ausencia de esta por Kirenia Rodríguez Puerto, directora del Departamento de Historia del Arte. Ubica su punto de vista a partir de la década de los 90 del siglo pasado cuando varios galeristas, coleccionistas privados y marchantes se acercaron a Cuba, entre ellos, los norteamericanos. Luego de un proceso de sedimentación y asimilación de las obras de varios de los artistas observados, que incluyó obras de Alexis Leyva, Kcho, y otros tantos cuyos trabajos preconizaban un mensaje sobre la crisis que vivía nuestro país en aquel momento y que mostraban concomitancia aparente con actos de desagravios como la ley Helms Burton y la Torricelli, permitió la entrada de estos artistas a varios circuitos estadounidenses, según explica Anelys.

Las galerías también ayudaron a la entrada de varios artistas de nuestra tierra a esos circuitos, continuó la intervención de Álvarez, es el caso de Los carpinteros. Esta revelación de talentos tuvo un carácter intuitivo, obedeciendo a la iniciativa personal y alguna que otra acción institucional pero sin la definición de una política gubernamental. En Cuba no hubo una red de galerías que proyectara una política de exhibición de los nuevos que llegan ni su acceso al mercado, carecen de las condiciones, lo que hace que la circulación del mercado sea precaria. Después del conocido anuncio del 17 de diciembre 2014, es posible que se desarrollen otras tendencias de consumo y articulación del mercado, finalizó.

Quedó claro en el caso de la UNEAC, que las galerías de estas no están designadas para el mercado, según el caricaturista Ares, vicepresidente de la sección de Artes Plásticas de esta institución, no es interés primordial de la misma, ¨son solamente espacios para exponer, es el caso de Villa Manuela, es un espacio de los miembros de la asociación en los diversos géneros de la plástica, si a partir de aquí se genera un proceso de comercialización, lo asumimos¨.

Del accionar de la revista Art on Cuba, habló su joven directora, Deborah de la Paz. Realizó un recorrido histórico que incluyó el conocido diferendo histórico entre Cuba y EE.UU. y el cómo se introduce la revista en este que no es más que promocionar de los artistas cubanos, los que están y los que han emigrado pero que siguen vinculados a Cuba; ¨no hay sentencia respecto a estos, sino sugerencias, las reseñas son hechas por cubanos dentro y fuera de la Isla¨, dijo. Respecto al fenómeno del mercado afirmó que no se puede vivir de espaldas a este.

La sección fue iniciada con una visita a la Galería Villa Manuela. Asistieron al encuentro los presidentes de la sección de Artes Plásticas de las filiales provinciales.

Cuando la multiplicidad de miradas y aconteceres en el arte se tornan intensos, por no decir caótico, cuando ningún postulado se da por cierto, aunar esas huestes sin el ejercicio del sesgo es tarea titánica. Es bueno saber que desde la historiografía se emprende camino para registrar todo el inmenso movimiento de la plástica cubana. Documentar desde todo el largo y complejo proceso del arte, sobre todo el visual, es objetivo de este encuentro.