Milan Kundera, ciudadano del mundo

Milan Kundera, ciudadano del mundo

  • Kundera es una figura que siempre se ha hecho notar y sus creaciones al igual que su vida han estado marcadas por la  polémica. Foto tomada de Internet
    Kundera es una figura que siempre se ha hecho notar y sus creaciones al igual que su vida han estado marcadas por la polémica. Foto tomada de Internet

Con motivo de los 90 años de la vida del escritor de origen checo Milan Kundera, la Embajada de la República Checa en La Habana llevó a cabo la conferencia Kundera, la voz de la transición ofrecida por el escritor cubano José Miguel Sánchez (Yoss). La conferencia oficial se ofreció en la Sala Cubapoesía de la UNEAC. En una segunda edición, realizada en la sede de la embajada también además se proyectó la película La insoportable levedad del ser, basada en su novela homónima y dirigida por Philip Kaufman.
Kundera, quien nació en 1929 en Moravia es, sin dudas, una de las grandes figuras de las letras modernas. Uno de los aspectos más interesantes de su vida es su militancia en el Partido Comunista y también su expulsión. Un escritor que supo entender su tiempo, pero pocas veces comprendido dentro de su país hasta que no pasaron varios años.
Yoss refirió, de modo cronológico, sus obras así como los premios que fue alcanzando en cada una de las etapas de su vida: desde sus poemas en 1933 hasta la publicación de su primera novela La broma (1967) que se convirtió de modo inmediato en bestseller y obtuvo en 1968 el Premio de la Unión de Escritores Checoslovacos.
En esta trayectoria Kundera escribió relatos, ensayos y la pieza de teatro Jacques y su amo: Homenaje a Denis Diderot en tres actos, además estudios sobre cine. Siendo un escritor tan publicado fuera de su propia nación, un exiliado dentro de su mismo espacio, en 1975 parte a Francia. Estos temas fueron cardinales en sus entregas La vida está en otra parte (1972), obra con la que obtiene el Premio Médicis a la mejor novela extranjera publicada en Francia durante el año de su aparición y en La despedida (1973), que lo hizo merecedor del Premio Mondello al mejor libro editado en Italia.
En 1984 publicaría La insoportable levedad del ser, considerada como una de sus obras cumbres. Ya en 1985, sería galardonado con el Premio Jerusalén. Tres años más tarde la novela sería llevada al cine. "No es una novela fácil -apuntó Yoss, más que por su sistema de personajes, porque es un filósofo que se traviste en escritor".
Después de otros cuatro títulos (La inmortalidad, 1988), (La lentitud, 1995), (La identidad, 1998) y (La ignorancia, 2000) en 2014 vio la luz su novela La fiesta de la insignificancia.
Kundera es una figura que siempre se ha hecho notar y sus creaciones al igual que su vida han estado marcadas por la polémica. Sitúa las relaciones humanas en ambientes enrarecidos y aporta -debido a su aprendizaje de joven- expresiones musicales como parte de sus narraciones. Es un autor que obliga a cuestionarse el sentido de la pertenencia, el sentido del regreso, pero siempre - como afirmó Yoss- un ciudadano del mundo.