Mozambique bejucaleño llevado a CD

Mozambique bejucaleño llevado a CD

Etiquetas: 
Músicos, Pabellón Cuba, Arte en La Rampa, Mayabeque
  • En el fonograma se respetó, en toda su amplitud, el concepto sonoro musical de Tambores de Bejucal, y se abogó por cuidar el patrimonio vivo que representan. Foto del autor
    En el fonograma se respetó, en toda su amplitud, el concepto sonoro musical de Tambores de Bejucal, y se abogó por cuidar el patrimonio vivo que representan. Foto del autor

Honrar la memoria de Pedro Izquierdo, Pello el Afrokán y Robelio Pérez López, Yeyo, director de la agrupación Tambores de Bejucal, es propósito del disco Yeyo Mozampello, Homenaje, rubricado por la Empresa de Grabaciones y Ediciones Musicales (EGREM) y presentado recientemente en el Salón de Mayo del Pabellón Cuba, como parte de las actividades de la feria Arte en La Rampa. 

El fonograma resulta la más reciente entrega de la orquesta y fue grabado en los Estudios Areíto, de la EGREM, lugar donde se ha registrado valiosísima parte del patrimonio sonoro cubano de todos los tiempos.

Está dedicado al Mozambique, género musical popularizado en los 60 por Pello y del cual hizo diana recurrente los Tambores..., famosos por acompañar las centenarias Charangas de Bejucal, fiesta tradicional declarada Patrimonio Intangible. Con ello se difunde este estilo musical, boom en su época y desconocido por las nuevas generaciones.

Se compone de 12 temas, 2 de ellos de Pello, entre estos, el clásico María Caracoles que tanto furor causó en el gusto popular. También hay un tema del bejucaleño Nelsón Marchena, autor del no menos escuchado Viejo Lázaro, popularizado por Dan Den.

La dirección y producción musical corrieron a cargo, respectivamente, del joven músico Yansi Paéz y el destacado instrumentista, compositor y arreglista Emilio Vega. Yansi tuvo la idea de incluir para esta placa el bajo, tres, piano.

Por su parte, Emilio Vega, en funciones de productor por tercera ocasión con los Tambores de Bejucal, destacó que fue una experiencia maravillosa trabajar nuevamente con ellos, las ideas salieron y fluyeron totalmente, dijo. Se respetó en toda su amplitud el concepto sonoro musical de esa institución, aseguró y abogó por cuidar ese patrimonio vivo que representan.

El escritor Omar Felipe Mauri, presidente de la filial de la Unión de Escritores y Artistas (UNEAC) de Mayabeque y autor de las notas introductorias del CD, realizó la presentación oficial. Dijo que para Bejucal este disco significa mucho, “es sintomático, insoslayable e imprescindible”. Más adelante recomendó que no se vea este disco “como un recuerdo de un generación ya vieja, sino como un reflejo vivo de un fenómeno, una comunidad musical que siente la realización de su actualidad”.

El 25 de diciembre 1962 se fundaba esta agrupación conguera, de formato semejante a la del músico y compositor santiaguero Enrique Bonne. Inicialmente se llamaron los Guaracheros de Yeyo, en 1965 adquieren el nombre actual, dado por el director de televisión Joaquín M. Condal.

Desde el inicio tocaron conga fusionada con algún que otro ritmo como la zamba. En 1963 comienzan a interpretar el género Mozambique al estilo bejucaleño, caracterizado por la utilización de instrumentos típicos: la reja —uña o gancho metálico de los arados primitivos— y la campana,  empleada por los antiguos vendedores ambulantes. Actualmente incursionan en otros géneros.

Consta de tres producciones discográficas anteriores: La Rumba soy yo y, Charangas: Tambores de Bejucal, ambas con el sello Bis Music; y 50 son 50, con la EGREM.

El actual director de Tambores de Bejucal Alexis Crescencio Hernández, reconoció que la orquesta ha ido evolucionando hacia otros derroteros sin dejar su camino inicial, el cual aseguran con la preparación del relevo, gracias a un taller de percusión nombrado los Tamborcitos de Bejucal, que imparten clases a niños de 4 a 14 años.

 Yeyo Mozampello, Homenaje, integra la nómina del próximo Cubadisco.