Mujer creadora, más que autenticidad

Mujer creadora, más que autenticidad

Etiquetas: 
UNEAC, mujeres creadoras, cultura cubana
  • Fidel Castro: “Nunca fue puesto en lugar tan alto el heroísmo y dignidad de la mujer cubana”.
    Fidel Castro: “Nunca fue puesto en lugar tan alto el heroísmo y dignidad de la mujer cubana”.

Cada obra de arte tocada por el entusiasmo de una mujer es totalmente admirable. Y es que su encanto ha trascendido las fronteras de lo imposible para imponerse como un ente proactivo, generador de ideas, de actitudes y cambios en pos de una realidad más diversa, equitativa, auténtica.

La UNEAC, ese laboratorio de ideas, el nicho perfecto para debatir, lleva en sí la huella de cada fémina creadora que ha confiado su trabajo en este espacio de intercambio y promoción de valores y estéticas necesarias para la historia espiritual de esta nación.

Con una significativa presencia de féminas la organización ha catapultado su talento con tertulias, lecturas de poesías, conciertos, exposiciones de artes plásticas, presentaciones de revistas y libros, proyectos comunitarios, y otras acciones de enriquecimiento para esa cultura gestada en estos años de Revolución.  

Espacios como La Bella Cubana, la prestigiosa editorial UNIÓN, una galería llamada Villa Manuela o un fuego intelectual cruzado como Moviendo los caracoles no serían lo que son dentro del panorama cultural, si detrás de cada jornada de esfuerzo no existieran nombres como Alicia Valdés, Digna Guerra, Olga Marta Pérez, Lesbia Vent Dumois, Rosalía Arnaéz, Nancy Morejón, Nilda Collado, Anisia Agüero y otras tantísimas que han construido el patrimonio material e intangible de la sociedad que queremos legarle a nuestros hijos.

Por lo tanto el prestigio de la UNEAC no sería el mismo sin el empuje imprescindible de las féminas que desde los comités provinciales, municipales, y en esos pequeños rincones donde habita nuestra idiosincrasia llevan hacia adelante la esencia de ser cubanas.

Desde la literatura, las artes plásticas, la danza, el teatro, y todas las manifestaciones artísticas juntas conllevan el trabajo desmedido de todo un ser que se desdobla en muchas: ama de casa, madre, líder, amiga, iconoclasta, artista, para seguir siendo una sola. 

Este 8 de marzo, un país entero se rinde ante la magnificencia de la mujer cubana. Nosotros, desde nuestra institución, lanzamos un llamado bien alto de impulso, respeto y coraje para ellas que han sabido amar o transformar lo feo para convertirlo en algo útil, sincero, necesario para el alma.   

No basta un día al año para reconocer el extra social y de sensibilidad que llevan sobre sus espaldas, pero sí es un excelente pretexto para reconocer todo el orgullo que nos embarga cuando decimos cubana, y mucho más si son nuestras mujeres artistas.