Nuevamente los Encuentros Villanueva en la UNEAC

Nuevamente los Encuentros Villanueva en la UNEAC

Etiquetas: 
Escénicos, Jornadas Villanueva, sala Villena, teatro cubano
  • Los Encuentros Villanueva pretenden visibilizar aún más los espectáculos ganadores del Premio homónimo.
    Los Encuentros Villanueva pretenden visibilizar aún más los espectáculos ganadores del Premio homónimo.

El teatro como indagación en el ser humano y los conflictos sociales es el principal punto de contacto de las obras de dos importantes figuras del teatro merecedores del Premio Villanueva 2016, un lauro concedido anualmente desde fines de la década del 80 por la Sección de Crítica e Investigación Teatral de la Asociación de Artistas Escénicos de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC). Se trata, en este caso, de las puestas Montañeses, de Teatro de los Elementos bajo la dirección de Oriol González y Harry Potter, se acabó la magia, de Teatro El Público y dirigido por Carlos Díaz.

Un diálogo con estos dos reconocidos directores del teatro cubano actual centró el más reciente Encuentro Villanueva, efectuado como es habitual en la Sala Villena de la UNEAC, en lo que constituye un espacio para que críticos y directores de teatro aporten sus ideas alrededor de lo más sobresaliente de las tablas en la Isla.

Oriol González expuso algunas de las experiencias de Teatro de los Elementos, asentado desde hace alrededor de 16 años en la zona conocida como el Jubero en las inmediaciones del Escambray, donde tienen su sede y comparten con los vecinos de la zona su quehacer en lo que constituye una profunda búsqueda por comprender las formas de ser y actuar de las personas que allí habitan.

González concluyó con un fragmento de la obra que resume un poco el contenido de la misma y su marcado acento campesino: “El café tiene un extraño negocio con el alma, de ahí que toda alma debiera tener su café”.

La crítica e investigadora teatral Vivian Martínez Tabares destacó el interés del Teatro de los Elementospor visibilizar la ausencia y el desarraigo cultural del individuo, así como la lucha por preservar la memoria histórica. Consideró además que esta puesta en escena es la reafirmación de madurez dentro del teatro comunitario cubano.

Por su parte Carlos Díaz enfatizó que el elenco de Harry Potter, se acabó la magia es básicamente muy joven, es integrado por estudiantes de la Escuela Nacional de Arte que se graduaron con ese proyecto y tuvo como punto de partida los sueños y aspiraciones de esos mismos jóvenes. La puesta cuenta con una fuerte apoyatura en el diseño de vestuario, el escenario y el uso del color de forma provocativa que logra atrapar al espectador. Díaz terminó diciendo: “ahí está el Trianón y voy a seguir haciendo el teatro como lo siento”.

Norge Espinosa, al frente de la Sección de Crítica e Investigación Teatral de la Asociación de Artistas Escénicos de la UNEAC, resaltó la forma en que Carlos Díaz trabajó las diversas texturas de la realidad, a través de interrogantes muy agudas y dolorosas, presentadas al público como un suculento plato mostrando el poder de seducción de este director.

Finalmente Marilyn Garvey, crítica teatral se refirió a la forma tan acertada de traer al presente esa tradición del teatro cubano, que ha sido capaz de sortear los más diversos obstáculos y el afianzamiento en la labor pedagógica.

Los Encuentros Villanueva pretenden visibilizar aún más los espectáculos ganadores del Premio homónimo y en su anterior cita dialogó con los directores de las puestas Diez Millones de Argos Teatro y Los dos Príncipes de Teatro las Estaciones. De esa forma aspira continuar en constante diálogo con lo mejor del quehacer escénico del patio.