Nuevas pistas para la historia

Nuevas pistas para la historia

Etiquetas: 
Granma
  • El 10 de octubre venidero con un acto en horas tempranas de la mañana comenzará el homenaje a los patriotas propulsores de la lucha por la libertad. Fotos tomadas de Internet
    El 10 de octubre venidero con un acto en horas tempranas de la mañana comenzará el homenaje a los patriotas propulsores de la lucha por la libertad. Fotos tomadas de Internet

El Monumento Nacional La Demajagua, sometido a reparación capital, abrirá sus puertas para celebrar el aniversario 150 del inicio de la guerra por la independencia y exhibirá entre sus tesoros historiográficos nuevas piezas museables encontradas en las recientes labores constructivas.

El 10 de octubre venidero con un acto en horas tempranas de la mañana comenzará el homenaje a los patriotas propulsores de la lucha por la libertad, en el propio sitio donde Carlos Manuel de Céspedes proclamara la necesidad de la lucha armada y diera la libertad a sus esclavos.

La sala museo del Monumento Nacional reabrirá con un nuevo montaje museográfico enriquecido entre otros objetos con las tarjas colocadas por los masones en 1928, primeros en reconocer el sitio como sagrado de la Patria.

La Comisión Nacional de Monumentos autorizó una excavación arqueológica en el Parque Museo, proceso en el cual pueden aparecer otras piezas museables relacionadas con el antiguo ingenio propiedad de Carlos Manuel de Céspedes en el primer día de la patria.

Por primera vez en el recinto la muestra contará además con una estrecha vinculación científica y tecnológica, pues se le incorporan pantallas led y materiales audiovisuales para facilitar el suministro de información a los visitantes.

Se preservan y exponen al público restos de la maquinaria original del ingenio, campana que llamó en el 10 de octubre a unirse a negros y blancos como hermanos, una rueda dentada del trapiche, a la que se unen objetos recientemente adquiridos por compra, otra de las vías para enriquecer las colecciones museables.

Demajagua fue la primera propiedad cubana destruida durante la guerra de los diez años. El 17 de octubre de 1868 fue bombardeada desde una cañonera ubicada en el Golfo del Guacanayabo, destruyendo el ingenio, la hacienda y el barracón para los esclavos.