Peña Cultural del Dragón: huella de la cultura China en Bayamo

Peña Cultural del Dragón: huella de la cultura China en Bayamo

Etiquetas: 
China, Bayamo
  • Daniel Casanova es el anfitrión de la peña cultural Del Dragón en el Centro Cultural Ventanas de Bayamo. Foto de la autora
    Daniel Casanova es el anfitrión de la peña cultural Del Dragón en el Centro Cultural Ventanas de Bayamo. Foto de la autora

Un espacio cultural se abre en Bayamo para conocer y disfrutar de la cultura China: La Peña del Dragón, que lidera el realizador audiovisual Daniel Casanova Sánchez y tiene lugar el segundo jueves de cada mes en el Centro de Promoción Cultura Ventanas.

Numeroso público se acerca al acontecimiento cultural que pretende abordar todas las manifestaciones de la cultura de esa región asiática, de manera particular las artes marciales, las tradiciones y el quehacer culinario.

En la primera edición de la peña hubo espacio para la música, los audiovisuales, la literatura, la artesanía y la medicina natural, exponentes del rico acerbo cultural de este pueblo, que llegó a tener en 1930 una colonia de más de un centenar y medio de miembros en la Ciudad Monumento.

Apasionado por la cultura china, Casanova Sánchez ha dedicado varios lustros de su vida a la investigación de los asentamientos de emigrantes desde la época de la colonia, sus descendientes, y cómo se imbricó la forma de pensar y vivir oriental en la cultura cubana, mucho más joven y nutrida de diversas fuentes, entre ellas, sin dudas, la de China.

Daniel tuvo contacto con descendientes chinos en los ancestros familiares. Su bisabuela Dolores Anastasia Bazán Márquez se casó en segundas nupcias con  Rubén Lee, procedente de la provincia China de  Cantón

Cuenta Daniel que la casa de la bisabuela era un local inmenso parte de un comercio nombrado La Gran China, ubicado en la intersección de las calles Parada y Mármol en la Plaza Francisco Maceo Osorio, o Parque de los coches como se le conoce popularmente.

Los locales que hoy ocupan La Cuchipapa y la Asociación Cubana de Producción Animal, entre otros, eran La Gran China, una tienda donde se podía encontrar de todo, desde ferretería y sedería, hasta calzados y artículos de higiene.

Con el tiempo, la bisabuela Dolores contrajo terceras nupcias con otro emigrante, Santiago Hung Chang, quién a la postre se convertiría en el padre de la madre de Daniel, por tanto abuelo del realizador, quién reconoce ser un heredero afectivo de la cultura asiática.

Por coincidencia, los esposos asiáticos de la bisabuela, fueron consecutivamente Presidentes de la colonia China en Bayamo. El hogar de Dolores se convirtió en el refugio de los coterráneos de sus parejas, y ella una suerte de depositaria de afectos, secretos y confidencias.

Los chinos asentados en Bayamo, dice Daniel, disfrutan el ambiente místico y los rituales al interior de sus hogares, razón por la cual la población cubana tiene menos conocimientos de esta cultura. Sin embargo, en decenas de familias  —como la de nuestro protagonista—, China está presente cada día.

En casa, dice Daniel, la sazón asiática tiene aún un lugar privilegiado, los caldos y los vegetales con el arroz son los platos principales,  y mucho antes del boom de consumir verduras, en la mesa familiar eran comunes el nabo, el berro, la acelga y otros alimentos naturales que se cocinan a la usanza China.

De los primeros en subir a San Pablo de Yao para inaugurar la iniciativa de la Televisión Serrana hace 25 años, Casanova Sánchez pasó de ser Ingeniero en Electrónica a un consagrado director de televisión que lleva 22 años en la televisora Cuna de la Nacionalidad Cubana (CNCTV)

Qué bien TV y Radar son dos de los programas que ha dirigido, el segundo es el más longevo de la televisión en Granma y trata el tema de la tecnología, la ciencia y el medio ambiente, reflejando la belleza de los paisajes de la provincia y el arsenal florístico y de la fauna en zonas protegidas como el Parque Desembarco del Granma.

La admiración y el amor por la cultura  China, llevan a este promotor cultural a nuclear en torno a él a muchos otros amantes de las hermosas fantasías artesanales,  las leyendas, la sabiduría acumulada por milenios de ese pueblo inmenso no solo por su dimensión geográfica, sino por el empuje con que lleva adelante el país en este mundo globalizado.