Pilar del arte naif en Cuba expone en Cienfuegos

Pilar del arte naif en Cuba expone en Cienfuegos

Etiquetas: 
: Plásticos, Cienfuegos, arte naif
  • Es el artista naif Wayacón, a sus seis décadas de vida artística, alguien cuya obra creadora no cesa, no obstante su avanzada edad. Foto del Autor
    Es el artista naif Wayacón, a sus seis décadas de vida artística, alguien cuya obra creadora no cesa, no obstante su avanzada edad. Foto del Autor

Julián Espinosa Rebollido (Wayacón es su nombre artístico y así todos le llaman) expone en la galería de Arte Maroya, perteneciente al Fondo Cubano de Bienes Culturales de Cienfuegos, en muestra que será mantenida durante todo el mes de febrero.

El octogenario Wayacón representa uno de los emblemas del arte primitivo, o naif, en nuestro país, desde los tiempos de las revistas Signos e Islas y el tutelaje benéfico del escritor e investigador folclórico Samuel Feijóo, algunas de cuyas excursiones habituales a la campiña de la región central compartió el pintor.

Su obra, repleta de colores y motivos relacionados con el campo y las tradiciones cienfuegueras, también está poblada de figuras muy particulares de su cosmos creativo, como las peculiares “mamitas”, motivos temáticos que ha llevado a exposiciones en diferentes países.

Sus lienzos son procurados por los coleccionistas extranjeros que acuden a Cienfuegos.

Miembro benemérito de la Asociación de Artes Plásticas del Comité Provincial de la UNEAC, este hombre, con sesenta años de vida artística, expone de manera ininterrumpida en los espacios galéricos de la ciudad, no obstante lo avanzado de su edad.

La muestra en la galería Maroya se titula Mundos diferentes, y junto a Wayacón se encuentran invitados otros exponentes de la pintura naif en Cienfuegos, a la manera del reconocido José Basulto Caballero (también miembro de la UNEAC), Tania Madruga Pichs, Marilyn García Morfa, Lisbet García Hernández y Alejandro Munilla Rodríguez. Unos y otros son representativos de distintas hornadas creativas.

En consideración de la crítica de arte y curadora, Celia Joya, Mundos diferentes manifiesta un peldaño de ascenso, un proyecto pictórico resuelto entre almas y colores.

De acuerdo con la especialista, la muestra “conquista desde la planimetría de primarios, singulares lienzos y cartulinas, sobre los cuales los creadores originan sus particulares maneras de apreciar la realidad: mística, sincrética, citadina y rural unos; así como misteriosamente mágica otros. Ellos imaginan, además, voluntades, esperanzas, aislamientos e incertidumbres: narrado todo con la mayor intensión como verdadero enigma espiritual, manando también incalculable identidad”.