Pintor cienfueguero abre muestra personal en la capital

Pintor cienfueguero abre muestra personal en la capital

  • Un cuerdo sin cuerda (80 x 110), acrílico-lienzo, una de las obras pertenecientes a la muestra individual. Foto del autor
    Un cuerdo sin cuerda (80 x 110), acrílico-lienzo, una de las obras pertenecientes a la muestra individual. Foto del autor

El artista visual cienfueguero Edgar González Era (1971) inauguró su muestra personal Es uno, no es-trés en el Centro Cultural Félix Varela, de La Habana.

La muestra es contentiva de marinas, juegos, bodegones, maternidades, sensuales mujeres ocultas en las formas y colores, bocetos de diversos universos soñados…

Tales obras acusan influjos cubistas, con la ausente perspectiva tradicional, los delineados geométricos, juegos de apariencias tempo-espaciales, la multiplicidad de los puntos de vista, etc., aunque en su caso elige cromas exaltadas, convencido de que los colores vivaces generan en el cerebro humano ondas expansivas que difuminan las depresiones y recelo.

De acuerdo con las valoraciones del crítico de arte y miembro de la UNEAC, Jorge Luis Urra Maqueira, desde el punto de vista de la interpretación conceptual, el creador “defiende la idea de que el hombre es capaz de autocontrolarse y convida a los públicos a desmontar los signos que subyacen en sus fabulas visuales; inclusive a convertirse en coautores, toda vez que accedan a intervenir el salón y abrigar espontáneamente los espacios en blanco de los lienzos previstos, como una suerte de bacanal de los sentidos. A todas luces, se trata de que uno no sea inmolado por el es-trés”.

En consideración del crítico, “Edgar González Era (1971), legatario de una estirpe de pintores asentados en Cienfuegos a inicios de la década de 1910, tiene conciencia de que la creación artística posee la capacidad de inducir a otros estados tomando como matriz la subjetividad y los recursos de la imaginería. A fin de cuentas, “el arte establece su propia regla” (Schiller), es la “acción, la vida” (Beuys), y su alquimia es mucho más vigorosa que la que ofrecen los métodos científicos. Nada como los textos visuales para demoler estas reacciones de nuestro organismo”.