Pionera del cine de autor e independiente

Audiovisual

Pionera del cine de autor e independiente

  • Gloria Rolando estrevistada en el Almacén de la Imagen. Foto de la autora
    Gloria Rolando estrevistada en el Almacén de la Imagen. Foto de la autora

La 29 edición de El Almacén de la Imagen tiene a la cineasta cubana Gloria Rolando como una de sus principales invitadas.

El director de cine Fernando Pérez, invitado especial también a la cita del cine joven cubano, la cataloga como “una de las pioneras en el cine independiente, dado el esfuerzo personal que Gloria ha empeñado en sus obras fílmicas de gran valor cultural e histórico”.

Ella hizo cine independiente cuando las finanzas y la tecnología no permitían hacer con facilidad el audiovisual, con la tecnología analógica, mucho más difícil que ahora, acota Fernando Pérez.

El espacio Coffea Arábiga en el Café Literario La Comarca, de la Casa del Joven Creador, recibe a la realizadora para dialogar acerca de la mujer en el documental.

La 29 edición de El Almacén... precisamente escogió el documental Diálogo con mi abuela, de Gloria, para abrir la muestra fílmica en la Plaza de San Juan de Dios, donde además de los participantes al evento, numeroso público pudo apreciar la hondura artística e investigativa de la propuesta.

Contra molinos quijotescos trasmutados en prejuicios y celos, luchó y aún enfrenta la realizadora para concretar sus obras, por demás, mujer y negra, en ambientes donde la masculinidad quiere decir la última palabra.

La trilogía documental Voces para un silencio, acerca de la historia del Partido de los Independientes de Color y su frustrada existencia entre la primera y principios de la segunda década de la Cuba Republicana, es un homenaje a páginas dolorosas, pero necesarias de saber en la Historia de Cuba.

Fragmentos de Reembarque, documental acerca de la emigración Haitiana hacia Cuba, nos deja sin dudas asentir junto a la intelectual agramontina Olga García Yero, que la documentalística de Gloria Rolando es, la más reveladora y profunda del momento actual en el cine cubano, en el que la obra femenina es relativamente minoritaria.

Estudiosa de la negritud, la afrodescendencia, conferencista e investigadora por universidades de los Estados Unidos, se niega con justeza, a que encasillen su obra fílmica en el buzón de cine afro. “Es cine cubano, sencillamente –replica Gloria—, desde una mirada antropológica, ancestral, familiar y social de la que me ha tocado ser voz a través del arte”.

Pródigos en música y danza de los representados, los materiales de la realizadora cubana están llenos de ritmo y cubanía, de añoranzas y sentimientos, “no puedo contar una historia donde no haya música y danza” comenta esta menuda mujer signada por el sacrificio.

De formación universitaria, estudió piano y música hasta el nivel elemental y completó estudios en la Universidad de La Habana donde se graduó como Historiadora del Arte, así comenzó a trabajar hace varias décadas en el Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográfica (ICAIC) como asesora e investigadora.

De su obra también opina el intelectual Luis Álvarez, “Gloria defiende con sus obras los ideales que se aspiran a enarbolar en la sociedad cubana despojada de ningún gesto de discriminación racial, además de que incorpora pasajes de la historia que no se cuentan, que se sesgan y son necesarios conocer, no olvidar. Hay que dar gracias a Gloria”.

La juventud concurrente escucha y pregunta, al terminar Coffea Arábiga muchos se acercan para saludar, felicitar y hacerse fotos con Gloria Rolando, cuya obra se devela en este Almacén, como lo que es, un buen ejemplo del quehacer, porque el arte es eso, acercamiento, profundidad, sencillez.