Quema de Bayamo, pauta en la historia y la cultura de Bayamo

Quema de Bayamo, pauta en la historia y la cultura de Bayamo

Etiquetas: 
cultura cubana, Bayamo
  • Casa Natal de Carlos Manuel de Céspedes una de los pocos inmuebles que quedó en pie en la ciudad. Foto tomada de Crisol
    Casa Natal de Carlos Manuel de Céspedes una de los pocos inmuebles que quedó en pie en la ciudad. Foto tomada de Crisol

Enero es evocación en Bayamo, se recuerda y celebra la quema patriótica del día doce del año 1869, cuando hombres y mujeres decididos a sostener la libertad conquistada y no entregar la ciudad al enemigo español, le prendieron fuego dejando pertenencias y comodidades.

El hecho histórico se imbrica con la modernidad, se recuerda de diferentes maneras, desde lo artístico, desde lo cultural. Toda una jornada de homenaje se realiza en las instituciones culturales que se extienden a otros centros.

Desde espectáculos infantiles con el grupo de Teatro Callejero Andante, y otros espectáculos escénicos con el ballet folklórico de Granma hasta culminar con la gala homenaje por el 150 aniversario de la quema de la ciudad que se hace tradicionalmente en la Plaza del Himno.

El pueblo acude a las actividades como a una fiesta, la fiesta de su historia y de sus raíces, de su cultura que es sentimientos e identidad.

Programas de televisión y radio especiales, exposiciones de artes plásticas y artesanía local, la carrera doce de enero que cada año auspicia el Instituto de Deporte y Recreación, la ceremonia de las banderas también forman parte de la jornada que comienza el 9 de enero y cierra con la simulación de la quema en la noche del día 12.

Un panel con historiadores, investigadores, antropólogos y arqueólogos en el Museo Provincial complementan el programa científico que también tiene esta celebración, en el que se disertará del hecho histórico y su influencia en la cultura local.

En la madrugada del doce de enero de 1869 el pueblo de Bayamo decidió darle candela a la urbe, no todos estuvieron de acuerdo pero pesó la decisión mayoritaria de patriotas y sus familias.

Mas de diez mil personas entre mujeres, ancianos, niños, con pocos hombres, pues ya militaban en el ejército mambí, se fueron a los campos donde sufrieron hambre, persecución, abusos y muerte, algunos emigraron, y muy pocos retornaron a Bayamo calcinado.

Se reconoce el hecho como una página heroica de la historia de Cuba, un giro decisivo en la conquista de la libertad.