¿Re-nace el teatro?

¿Re-nace el teatro?

Etiquetas: 
Escénicos, Centro Cultural Bertolt Brecht, teatro cubano
  • El peine y el espejo de Abelardo Estorino, por la agrupación Ludi Teatro en la sala Tito Junco del Teatro Bertolt Brech. Fotos del autor
    El peine y el espejo de Abelardo Estorino, por la agrupación Ludi Teatro en la sala Tito Junco del Teatro Bertolt Brech. Fotos del autor

Una de las peculiaridades de la cultura es su capacidad de producir re-nacimientos. Para profundizar en esta idea debemos poner la mirada en la obra El peine, del texto El peine y el espejo de Abelardo Estorino, interpretada ahora por la agrupación Ludi Teatro. El espectáculo teatral cuenta con la dirección artística de Mariam Montero y la dirección general de Miguel Abreu. Entre los intérpretes que conforman el elenco se encuentran: Frank Ledesma, Roberto Romero y Carlos Busto. Las funciones tienen lugar en la sala Tito Junco del Teatro Bertolt Brech, ubicado en el Vedado.

Existe una influencia mutua entre cultura y arte, lo que equivale a decir que, el arte teatral como realidad cultural de carácter estético interactúa directamente con la cultura, vista desde un sentido genérico. Por lo tanto afirmamos que una de las peculiaridades de la cultura es su capacidad de producir re-nacimientos. No es casual que la directora de la puesta en escena haya retomado y re-creado a una de las figuras más notables del teatro cubano. Esta elección se explica en la idea de que, encontrar en el pasado los elementos que se relacionan con el presente permite conocer la causa de un determinado conflicto, independientemente que para realizar un riguroso análisis sobre la obra si se desea, se deba buscar el énfasis en los elementos que se encuentran en la en la narración escénica. Hablar de la existencia de una realidad cultural implica hacer mención a la evolución y desarrollo del espíritu. Arte e historia guardan una estrecha relación. El arte es una de las fuentes testimoniales de la historia universal. Existe un entendimiento y no una negación entre la historia del arte, historia de la cultura e historia de la civilización. Todo lo anterior lo ha tenido muy presente Mariam Montero en esta nueva entrega teatral. Tomar en cuenta la tradición teatral permite esclarecer la función del arte y por consecuencia buscar soluciones a los problemas planteados por la realidad sociocultural en el presente.

Resulta acertado para el montaje teatral basarse en una obra, que como apreciamos fue creada por uno de los nombres imprescindibles del teatro contemporáneo. A través de este gesto artístico que sin dudas puede ser interpretado como un homenaje, la directora saca a la luz pública la preocupación por las relaciones humanas, los conflictos de tipo sociocultural, intergeneracional e intergrupales, sin dejar de abordar, directa o indirectamente, aquellas contradicciones individuales. También nos guía para que nos preguntemos: ¿Cuál es el teatro que queremos apreciar? ¿Qué es lo que requiere que hagamos ante una situación como la de la obra?

Es válido señalar las actuaciones, las cuales suelen ser orgánicas durante el tiempo de duración de las funciones. Dichas interpretaciones se complementan entre sí, están sincronizadas y responden al propósito estético y a la acción dramática. La obra ha sido concebida para que funcione como un sistema en la que la unión de cada uno de los elementos es vital para el resultado final. La música utilizada enriquece la caracterización de los personajes, además de ubicarnos en contextos diversos. El diseño escenográfico es eficaz y se complementa con los demás elementos de la puesta en escena. Las acciones físicas de los actores, el desplazamiento escénico y la incorporación de recursos expresivos provenientes del medio radial, cumple con dos de los objetivos del teatro: conmover y sensibilizar al público con la narración.

La creación artística en general se nutre de sus predecesores enraizados en una tradición que alcanza a determinar los objetivos de cada nueva producción artística. Una visión creativa del teatro reelabora la apariencia de la realidad registrada por el individuo, y esto es algo que logra Ludi Teatro en este espectáculo. Sin lugar a dudas, estamos frente a uno de los grupos más significativos de la escena actual.