Recibe Alfonso Arau condición Miembro de Honor de la UNEAC

Recibe Alfonso Arau condición Miembro de Honor de la UNEAC

Etiquetas: 
Asociación, Escénicos, Miguel Barnet, Miembro de Honor
  • Rolando Núñez, reconoce los méritos de Arau. Fotos: Rubén Ricardo Infante
    Rolando Núñez, reconoce los méritos de Arau. Fotos: Rubén Ricardo Infante
  • Arau agradeció este reconocimiento a su labor. Fotos: Rubén Ricardo Infante
    Arau agradeció este reconocimiento a su labor. Fotos: Rubén Ricardo Infante
  • Los asistentes a la sala Villena le demostraron su afecto a Arau. Fotos: Rubén Ricardo Infante
    Los asistentes a la sala Villena le demostraron su afecto a Arau. Fotos: Rubén Ricardo Infante

La actriz Miriam Socarrás devino en presentadora de una tarde donde la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) le entregó a Alfonso Arau la condición de Miembro de Honor de la organización.

La propuesta, presentada desde la Asociación de Artistas Escénicos, es la confirmación de la huella que su labor dejó y deja en los cubanos. Esta condición es reconocimiento a su obra y su ejemplo, lo que constituye un paradigma para la membresía de la organización.

Las palabras de Rolando Núñez, presidente de la Asociación de Artistas Escénicos resultaron síntesis del quehacer desplegado en Cuba, de la vinculación con el teatro, el cine y la música.

El Miembro de Honor fue entregado de manos de Miguel Barnet, presidente de la UNEAC, quien acompañado por el vicepresidente primero Luis Morlote Rivas y Pedro de la Hoz, celebraron esta propuesta de reconocer la trayectoria de un creador como Arau.

Núñez rememoró que Alfonso, llegó a Cuba en los primeros meses de la Revolución Cubana y desde ese momento se dedicó a reunir jóvenes y transmitirles sus conocimientos. En ese contexto fundó el Teatro Musical de La Habana, colectivo que mantuvo un exitoso desarrollo hasta la década de los noventa. Esta compañía ocupó como sede un edificio ubicado en una esquina habanera estrechamente vinculada a la historia del teatro cubano: Consulado y Virtudes, donde otrora estuvo enclavado el emblemático Teatro Alhambra.

Años después regresó a su país, donde desarrolló “su exitosa carrera, pero siempre estuvo latente en su corazón el amor y recuerdo de Cuba”, dijo Núñez.

También se encontraban presentes el Excelentísimo Señor Enrique Martínez y Martínez y Fernando González Llort, presidente del Instituto Cubano de Amistad con los Pueblo, quien también le entregó un reconocimiento al artista por su contribución al vínculo entre ambos países.

La tarde también fue propicia para recordar y en el rostro de Arau se descubrieron algunas lágrimas que persistieron en su afán de brotar, porque el tiempo no ha logrado borrar esas huellas que Cuba le dejó en su corazón. En su intervención, agradeció profundamente el hecho de que se hayan recordado de él.