Recorre Ministro de Cultura instituciones capitalinas

Recorre Ministro de Cultura instituciones capitalinas

Etiquetas: 
Cultura Comunitaria, Ministerio de Cultura
  • El máximo representante de la cartera ministerial de cultura observa una demostración del Coro Cascabelito, de la Casa de Cultura Justo Vega, en Arroyo Naranjo. Foto del autor
    El máximo representante de la cartera ministerial de cultura observa una demostración del Coro Cascabelito, de la Casa de Cultura Justo Vega, en Arroyo Naranjo. Foto del autor

Como uno de los trabajos más nobles y hermosos que se hacen desde el sistema institucional de la cultura, fruto genuino de la Revolución, catalogó al sistema de Casas de Cultura el Ministro de Cultura Alpidio Alonso en reciente recorrido por sedes capitalinas de ese tipo.

Palpar de cerca el trabajo que desarrollan, génesis del desarrollo artístico en la comunidad y sedimento ulterior de nuestra cultura, fue meta de su visita a dos de estos centros recientemente remodelados en los municipios Cotorro y Arroyo Naranjo. 

Allí elogió el trabajo de los instructores de arte, principales artífices del desarrollo cultural a ese nivel, cuya “labor demuestra cuánto se puede hacer desde una instalación como esta y cuántos resultados se pueden alcanzar”, dijo. También halagó a los promotores y líderes naturales y destacó, de manera particular, la importancia de este sistema, “es el que mejor expresa la vocación democratizadora del gran programa de la Revolución”.

Recordó que la cuna de este movimiento de instrucción masivo, nació en aquel encuentro de Fidel con los intelectuales en la Biblioteca Nacional José Martí, en 1961, donde el líder de la Revolución expresara “la necesidad de formar instructores y tratar de llevar el arte a las comunidades; desde el principio de la Revolución, Fidel fue aportando y enriqueciendo el gran programa de desarrollo cultural del país”, señaló.

 

En ambas entidades le fue explicado y pudo reconocerlo, la labor en los diferentes talleres artísticos —literatura, artes plástica, música, teatro y danza— y proyectos comunitarios, así como los diversos grupos etarios a los que se dirigen. Enfatizó en la necesidad de estos, sobre todo, con los niños y adolescentes y las personas de la tercera edad. Se interesó también por la cantidad de unidades artísticas accionadas en esos territorios.

Alonso reconoció el papel de estas dos entidades en la capital, “demuestran cuánto se puede hacer desde una institución como esta, tienen resultados y sirven de ejemplo del esfuerzo que está haciendo la capital y el país con todo el programa del 500 aniversario de la ciudad: sirven de ejemplo a otros municipios y provincias”, aseguró.

Dyango González, director del Consejo Nacional de Casas de Cultura (CNCC), explicó el programa de reparaciones y mantenimiento previsto para cada una de estas sedes a nivel nacional, emprendido por los gobiernos locales de cada provincia, algunos ya concluidos —77 hasta la fecha— a pesar del bloqueo externo de los Estados Unidos que impide el suministro de implementos necesarios.

Alentó al cultivo de los valores genuinos frente a la ola de banalidad y símbolos producidos por la industria hegemónica que nos llega del exterior y acecha a la cultura y que “a veces irresponsablemente, otras de manera ingenua, reproducimos”.  

El periplo

A su llegada a la Casa de Cultura del Cotorro, fue recibido por las autoridades culturales del municipio. Departió con varios de los instructores y se interesó especialmente por el taller literario, varios integrantes del mismo lo convidaron a asistir en su condición de poeta.

Elogió las magníficas condiciones del Teatro, ubicado en la segunda planta, reparado de conjunto a Tecnoescena y otras entidades. Se le incorporó el mobiliario, climatización, audio y luces. El maestro Frank Fernández realizó allí un concierto gratuito a los pobladores de la localidad.

Se destacó la aportación del 1% de las empresas locales, bonificación que ha permitido ejecutar la labor de reparación y mantenimiento a estos inmuebles, así como adquirir materiales para el completamiento de equipos y avituallamiento artístico.

En pleno ensayo de la orquesta de Barbarito Diez, llegó el ministro a la Casa de Cultura Justo Vega, en Arroyo Naranjo. Conversó con el director actual de la misma, Pablo Diez, hijo del desaparecido cantante. Particular énfasis en la importancia del trabajo artístico de agrupaciones de este tipo —patrimonio y mal remunerado— y su inclusión en espacios turísticos, fue subrayado Lizette Martínez Luzardo, directora de Cultura en la provincia.

Le fue mostrado igualmente el intenso trabajo cultural del municipio en todas las áreas, principalmente en la tercera edad y los llamados programas especiales.

El Coro Cascabelito, integrado por niños y adolescentes, fruto de los talleres de música, regaló varias canciones al visitante.

La Casa de Cultura de Arroyo Naranjo está situada en la esquina María Auxiliadora, con un estilo arquitectónico que data de los años ´20. El 20 de junio de 1981, como parte de la política cultural del país, se inauguró como Casa de Cultura Municipal con el nombre del destacado repentista Justo Vega (1909–1993).

El CNCC tiene 343 Casas de Cultura en todo el país, de ellas 166 municipales y 13 Centros Provinciales, así como estimula el movimiento de artistas aficionados y varios festivales, concursos y eventos.