Reflejos del color cubano en los programas de salud

Reflejos del color cubano en los programas de salud

Etiquetas: 
sala Villena, Comisión Aponte, Fundación Nicolás Guillén
  • El Dr. Juan Carlos Albizu-Campos, dentro del ciclo de conferencias El color cubano hoy: situación, alcances y perspectivas. Foto de la autora
    El Dr. Juan Carlos Albizu-Campos, dentro del ciclo de conferencias El color cubano hoy: situación, alcances y perspectivas. Foto de la autora

La ausencia de matices apreciable en programas sociales, aplicados a la policromada población de nuestro país; quedó evidenciada en la intervención realizada este jueves en la Sala Martínez Villena de la UNEAC por el Dr. Juan Carlos Albizu-Campos, dentro del ciclo de conferencias El color cubano hoy: situación, alcances y perspectivas.

Parafraseando a Don Fernando Ortiz, el especialista del Centro de Estudios Demográficos de la Universidad de La Habana, CEDEM, tituló su presentación Contrapunteo cubano del color y la muerte, al estar referido dicho estudio a índices estadísticos de la esfera de la salud pública.

De acuerdo a datos del período 2004-2013, los indicadores de esperanza de vida, mortalidad infantil, bajo peso al nacer, parasitismo y complicaciones quirúrgicas, entre otras, son más desfavorables para la población no blanca del país, particularmente en el sector femenino y el área urbana.

A factores de carácter socio-económico como la alimentación, las condiciones ambientales y habitacionales; así como a otros de índole cultural se vinculan tales resultados, y no a predisposiciones biológicas asociadas a la raza, enfatizó el Dr. Albizu-Campos.

De ahí la necesidad de adecuar programas, como el Materno-Infantil, a las especificidades de la población a la que son aplicados; si de revertir esos resultados se trata, señaló.

Dentro de las intervenciones del público asistente que siguieron a la conferencia, destacó la del Dr. Esteban Morales, quien apuntó a lo difícil que resulta aplicar exitosamente en “un país multicolor”, políticas que no tengan en cuenta los diferentes colores de sus habitantes.

“En Cuba la pobreza fue masivamente blanca; pero la riqueza nunca fue negra”, enfatizó al referirse al panorama de inequidades acumuladas por siglos que encontró la triunfante Revolución, las cuales son imposible erradicar en menos de 60 años.

Por su parte la Dra. Denia García Ronda, directora del programa académico de la Fundación Nicolás Guillén, entidad auspiciadora del ciclo de conferencias junto a la Comisión José Antonio Aponte de la UNEAC, subrayó la necesidad de socializar los análisis efectuados en el mismo.

Expresó que las dificultades y deficiencias que se han puesto de relieve en estos encuentros mensuales a punto de concluir no son, en una sociedad como la nuestra, problemas de los negros; sino de todos los cubanos que juntos debemos trabajar hasta su definitiva erradicación.

Desde enero pasado el ciclo de conferencias El color cubano…se ha estado desarrollando los segundos jueves de cada mes, con el propósito de analizar, desde una perspectiva científica, el tema de la racialidad en nuestro país.

Para cerrar el programa se anuncia la que ofrecerá el 14 de septiembre en la Sala Martínez Villena de la UNEAC el profesor e investigador Felipe Pérez Cruz, con el tema La historia “blanca”, la historia de los negros, la historia de la nación.