Remedios de fiesta

505 de la fundación de Remedios

Remedios de fiesta

Remedios, además de celebrar su fundación, también cumple 40 años (7 de marzo de 1980), su centro histórico urbano fue declarado Monumento Nacional y 200 años de las Parrandas, iniciadas por un sacerdote llamado Francisco Vigil de Quiñónez (Francisquito), quien decide contratar a un grupo de niños para que, en las frescas madrugadas del 16 al 24 de diciembre, hicieran un ruido infernal y despertaran a los vecinos de la villa, que preferían quedarse durmiendo y no participar en las misas de Aguinaldo. No se sabe con certeza si el joven sacerdote logró el sentido religioso, pero este alboroto evolucionó y trascendió como una genuina tradición folklórica que se ha convertido en Fiesta Nacional y Patrimonio Inmaterial de la Cultura.

La gran figura musical de Remedios es Alejandro García Caturla (7 de marzo 1906-12 noviembre 1940). En este 2020 se conmemoran 80 años de su fallecimiento.

Fue un músico sinfónico que tomó en cuenta el folklore cubano, hermanado con Amadeo Roldán en el inicio del moderno arte sinfónico cubano.

García Caturla

En Remedios existe el Museo Casa de Alejandro García Caturla, en una casa construida en 1875, frente a la plaza principal de Remedios puede verse una placa con la siguiente inscripción: Dr. Alejandro García Caturla. Abogado.

Este escenario de momentos relevantes en la vida de un eminente artista cubano quedó convertido en Museo el 31 de mayo de 1975, con el propósito de desarrollar el interés musical y elevar el nivel cultural de nuestro pueblo, así como estimular el estudio de la obra de Caturla. Se organiza además, un evento llamado A tempo con Caturla.

La antigua edificación donde vivió a partir de 1920 el genial juez y compositor remediano, sometida a un proceso de restauración y adaptación a museo, conserva el ambiente de sus piezas principales y la estructura original de las viviendas coloniales.

Su hija “Teté” (Regla Teresa García Rodríguez), (Remedios, Las Villas, 13 octubre, 1937), pertenece a la dinastía de los Caturla, Alejandro su padre fue uno de los grandes compositores de la música de concierto cubano. “Mi padre era muy correcto, en una época en que se compraban a los jueces. Falleció con sólo 36 años, fue nuestra guía familiar, cuando lo matan en 1940 yo solamente contaba con tres años”.

Teté

Teresa comenzó a cantar en el 1959 en el Hotel Plaza de La Habana, en 1960 integra el elenco del Circo Infantil, realiza presentaciones en Las Anacaonas y con el cuarteto Azuquita en centros nocturnos. A finales de 1963 forma parte del cuarteto Las D´Aida, “una etapa decisiva para mi vida artística, la experiencia máxima que pudiera tener un cantante de grupo vocal. Aida era una maestra en la manera de montar las voces de los cuartetos”. En 1970 Teresa viaja a Japón con Las D´Aida, se presentan en la Expo 70, es la primera gira internacional. Al fallecer en 1973 Aida Diestro, Teté la sustituye, “tarea bien difícil la de dirigir cuatro voces femeninas al nivel de Aida Diestro. Con esa responsabilidad viajamos a España, México, Panamá, Finlandia y varios países del Caribe. En la década de 1970 y 1980 tuvimos muchas giras internacionales, había interés en encontrarse con la música cubana, la que estaba del lado de acá del Golfo de México”. Teresa llegó a participar en la serie de discos Estrellas de Areíto, (1979), junto a los grandes de la música cubana que se mantenían vivos en aquellos días. “Estrellas de Areíto fue una experiencia antes que el Buena Vista Social Club, pero no tuvo apoyo comercial y es ahora cuando obtiene algunos logros disqueros. En 1997 Teresa visita Australia donde es entrevistada para la radio de ese país. Después continúa con la orquesta Afro Cuban All Star, en el renacimiento del son y la trova en el campo internacional. Teté, gana el Premio Cubadisco 2003, con la producción de German Velazco y Gloria Ochoa.

De la dinastía de los Caturlas, Teté tiene un hermano que fue pianista de la Banda Gigante de Benny Moré, y también hay que mencionar a Fabián García López (Remedios, 20 enero 1946); bajista y nieto mayor del gran músico Alejandro García Caturla. Estudió con sus propios familiares y ya en la capital, en 1958 estudia con muy buenos maestros en el Conservatorio Municipal de La Habana. Trabajó con la orquesta del Parisién, dirigida por Leonardo Timor, en el Hotel Nacional. Estuvo con Felipe Dulzaides en el club La Red. Graba en 1966 con “Los Meme” y el director Roberto V. Arnao en la orquesta de la Radio y la TV (ICRT). Donde estuvo de 1966 a 1974. Trabajo allí con Guzmán, Prats, Somavilla, Roig. Romeu, Carlos Ansa. Después se integra en 1970 con Jorrín, junto a Rubén González y Musiquita, de 1970 a 1993. Hasta su disolución en México. Después hace trabajos con Estrellas Cubanas, Félix Reina, Richard Egües. Viajó a México con un show musical, en 1996 iba y venía al DF donde tuvo un encuentro amistoso con Cachao. Fabián participó en los discos de Areíto de la EGREM de 1979.

Muchos no saben que la famosa chambelona, nacida en 1916, nace en Remedios. Se conecta con la política y la gozadera de los habaneros. No es más que una conga, utilizada por un partido político con el fin de arrastrar adeptos, el nombre le viene por el coro que dice: Ae, ae, ae, ae la chambelona / Aspiazu me dio botella/ y yo voté por Varona/ Yo no tengo la culpita/ ni tampoco la culpona / ae ae ae, ae la chambelona /.

La historia es la siguiente, dos presidentes luchan por la campaña electoral. Por un lado, se presenta: Mario García Menocal (Partido Conservador), por otro José Miguel Gómez (Partido Liberal), el de la frase famosa, “Tiburón se baña, pero salpica”. En estos exactos tiempos, está de moda el danzón. Pero los liberales necesitaban algo bien pachanguero, y así surge el reclamo de “La chambelona”, herencia carnavalera, mensajero sonoro de los liberales, creada en Remedios y Camajuaní, por Leovigildo Hernández y Rigoberto Leyva. La graban el 25 de octubre, el dúo de Lola Mayor y Ramón Espigul, con dos guitarras, dos tambores, maracas, una guataca y un extraño instrumento llamado hueltandle. Toman la estructura de una vieja cancioncilla española mezclada con elementos rítmicos de origen congo, que se convierte en un himno político.

El artefacto musical usado como arma secreta y estratégica, resultó un novísimo armamento, más poderoso e irreverente que el forifái (revolvito). En 1917, acontece una cañona electoral que provoca la revuelta electoral bautizada como la revuelta de “La chambelona”.

Esta canción se mantuvo durante décadas animando las campañas electorales. La policía la calificaba como cosas de la “negrá”, porque cuando suenan los cueros, no hay negro que se resista. Ni tampoco los blancos; la burguesía se esconde detrás de la puerta para escucharla, pero escondido movía el fondillo.

Desde 1916 los ritmos extranjeros invaden La Habana, sobre todo en los reinados del Euterpe y Teosicore, donde relegan a un segundo plano a la música nacional del danzón. Lo jazzístico (one step, two step, charleston) con grandes bandas de jazz con nombres extranjeros.

Un músico muy querido en Remedios es René Márquez, (Remedios, Las Villas, 9 septiembre 1914-La Habana, Fallece el 23 de diciembre de 1986 en La Habana); padre de Beatriz, la musicalísima. Guitarrista, cantante, compositor. En 1930 debuta como cantante en la orquesta Cervantes dirigida por Bellín Domenech, dos años más tarde se hace acompañar al piano de Juan Bruno Tarraza, y Bellin Domenech en una emisora radial en Caibarién. En 1937 llega a La Habana, para incorporarse a la orquesta de Paulin. Posteriormente trabaja en distintas bandas como la Bouffartique, Neno González, Cheo Belen Puig, Anckerman, Díhigo, Siglo XX y la Orquesta Arcaño y sus maravillas. En la orquesta de René Touzet, en 1939 estrenó el bolero “No te importe saber”, que fue un verdadero éxito por el novedoso trabajo melódico-armónico. La consagración definitiva de René llega al ingresar en la orquesta de Julio Cueva, donde permaneció por espacio de diez años. Con esta agrupación actuó en los lugares más exquisitos del país, es decir, radio, bailes, grabaciones y giras. Al cabo de diez años de permanencia en la orquesta de Julio Cuevas, la abandona dedicándose a la carrera en solitario hasta que en 1970 ingresa en la agrupación Tanda de Guaracheros del Consejo Nacional de Cultura, agrupación que posteriormente dirige.

Estos son los músicos que prestigian a Remedios, además de todos los anónimos instrumentistas que participan en las fiestas de las Parrandas.