Remembranza guilleneana celebra aniversario

Aniversario 58 de la UNEAC

Remembranza guilleneana celebra aniversario

Etiquetas: 
Escritores, Músicos, cine, Radio y Televisión, artes plásticas, UNEAC
  • Marta Campos interpretando "La muralla" de Nicolás Guillén. Foto del autor
    Marta Campos interpretando "La muralla" de Nicolás Guillén. Foto del autor

Este 22 de agosto la Unión de Escritores y Artista de Cuba (UNEAC) cumplió 58 años. En igual fecha, pero de 1961, luego del histórico encuentro de Fidel con los intelectuales en la Biblioteca Nacional José Martí, quedaban sembradas las pautas para la creación de esta sede que aglutina la avanzada artística y literaria de la naciente, en el entonces, Revolución.

Y quién mejor que el poeta Nicolás Guillén, en sí mismo hombre de probada correspondencia estética y política acorde al proceso social del momento y voz de pueblo en su poesía, para comandar la nave que aún sigue surcando los caminos de la auténtica liberación cultural.

Por este motivo se dieron cita en la sala Villena de la institución varios artistas que, desde el verso multifacético del también Poeta Nacional, celebraron el momento.

En la velada le fue impuesta la orden Raúl Gómez al presidente de la fundación que lleva su nombre, Nicolás Hernández Guillén, quien ha sabido resguardar y exaltar el legado de su tío.

Ese legado, de imperecedera estancia y vigencia, fue más que replicado cuando esa avanzada artística de irrenunciable compromiso, apeló a su poesía, estandarte de nuestra más auténtica idiosincrasia.

La palabra del camagüeyano presente se hizo canto, reflexión y goce porque toda ella encierra esos atributos:

No sé por qué piensas tú soldado que te odio yo,

si somos la misma cosa yo y tú;

mi abuelo blanco, mi abuelo negro;

por el mar de las Antillas anda un barco de papel;

Yoruba soy, soy lucumí, mandinga y carabalí;

y muchos otros tantos versos de inmarcesible huella popular, fueron coreados por todos los presentes.

Al evocar su verbo se dice Patria, pero también ciudadano común, barrio, campo, paisaje, música, mujer, hombre, amor, porque el poeta supo abarcar toda la esencia de esta nación.

Ahí está Sóngoro Cosongo, todo un ejemplo de la voz popular recreada en su obra. Cuando la actriz y locutora Cirita Santana, dueña de un especial domino en el escenario, cantó ese poema, cada palabra y verso se hizo en los presentes.

Pero, sin dudas, uno de los momentos cumbres de la tarde lo constituyó la declamación de varios poemas de Guillén por el actor Alden Knigth. La simbiosis de nuestra cultura africana y gallega, que Guillén muy bien supo recoger en su obra, se reprodujo magistralmente por el actor al hacerse acompañar por los acordes de la guitarra y la percusión yoruba.

El lirismo ocupó altos quilates en “Canción” –más conocida por todos como “De que callada manera”—, cantada por el trovador Eduardo Sosa. Devenido canto patriótico y emblema, el poema La muralla recordó el compromiso social, la meta de seguir haciendo de este país una cantera libertaria culturalmente por siempre, más en estos momentos que se cierne el peligro de una cultura globalizada que cercena lo autóctono.

Para llevar a cabo esto, según nota emitida por la institución, esta inspira en el legado martiano y fidelista, el cumplimiento de los acuerdos de su IX Congreso y la exaltación del presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, Miguel Díaz-Canel, “de hacer realidad todo lo que entiendan que aportará al bien de la nación; a su espiritualidad, al porvenir que quieren negarnos los que no han podido destruirnos”.

El acto estuvo presidido por el escritor Miguel Barnet, presidente de honor de la UNEAC; Luis Morlote, actual presidente de la organización y los vicepresidentes primeros Marta Bonet y Pedro de la Hoz.