Renace Pro-Arte Musical

Feria Internacional del Libro 2018

Renace Pro-Arte Musical

  • Irina Pacheco nos entrega un trabajo de altos quilates, resultado de su amor por la Historia y por las sombras endilgadas a esta, como es el caso de este vilipendiado magacín. Foto del autor
    Irina Pacheco nos entrega un trabajo de altos quilates, resultado de su amor por la Historia y por las sombras endilgadas a esta, como es el caso de este vilipendiado magacín. Foto del autor

Resultado de acuciosa y exhaustiva investigación regresa la revista, esta vez de la mano de la historiadora Irina Pacheco y su libro de ensayo La revista de la sociedad Pro-Arte Musical (Ediciones Extramuros, 2017), presentado en el Salón de Mayo del Pabellón Cuba, sede de la XXVII Feria Internacional de Libro de La Habana (FILH).

Tras ardua labor de investigaciones durante un largo período de 15 años, Irina nos entrega un trabajo de altos quilates, resultado de su amor por la Historia y por las sombras endilgadas a esta, como es el caso de este vilipendiado magacín.

Lo que constituye su tesis de doctorado, ahora es recogido en este compendio. El tema es seleccionado, precisamente, por constituir una zona oscura y poca conocida sobre una de las publicaciones que, en su opinión, tuvo significativo papel en la cultura cubana de su tiempo, “tenía anhelos de revelar un estudio de campo desconocido en la historiografía cubana”, dijo.

Aquí se abordan el estudio de un grupo de mujeres de la alta sociedad habanera que tuvieron amplia influencia en el panorama intelectual de la época. Generaron una serie de polémicas con sus posiciones artísticas, ilustradas a fondo por la autora y llevadas a la luz en su libro, “se dieron intensos debates”, aseguró.

Estas aristócratas crearon escuelas importantes, reveló Pacheco, tales como la Escuela de guitarra, de declamación, el movimiento del teatro lírico, la escuela de ballet, etc., lo que creó infinidades de polémicas a nivel interior y con otras sociedades; desde la música ocurre con personalidades como Alejo Carpentier, Eliseo Grenet y Alejandro Caturla, entre otros.

La revista da el espíritu de ese período, develado desde el dilema que tienen algunas de las figuras administrativas y el ambiente aristocrático, particularmente con el tema de las mujeres y lo afrocubano; “las directivas de la revista estaban desde un asociacionismo femenino que dialoga en cuanto a posiciones de ruptura y de acercamiento con la vanguardia”, aclaró.

Hubo mujeres de avanzada en esta sociedad como Natalia Aróstegui, “rompe los cánones de su clase social, dio auspicios a figuras tan importantes como Luis Carbonell, Esther Borjas; removió el movimiento danzario y lírico”, subrayó.

Pro-Arte Musical rompió con los estereotipos del momento al darle voz a sectores pocos favorecidos, el hecho de que mujeres ofrezcan su pensamiento públicamente ya en sí constituyó una trasgresión, “no hubo exclusión aquí, defendieron figuras negras, fueron reconocidas nacional e internacionalmente”, recalcó.

Su investigación es considerada un aporte, clarifica temas y abordajes desconocidos y que constituyeron acciones fundacionales de la cultura, “se habla de un proceso invisibilizado por prejuicios, dogmatismos, esquemas, patriarcado, el machismo”, concluyó.

El libro tendrá una saga, ya tiene escrito un numeroso grupo de páginas con líneas temáticas que faltaron ubicar.