Retorna artista cubano Luis Ruz Reyes con nuevo discurso escultórico

Retorna artista cubano Luis Ruz Reyes con nuevo discurso escultórico

Etiquetas: 
Luis Ruz Reyes, El Retorno, Camagüey, Escultura, artista cubano
  • La caza. Acrílico-lienzo 66 x 102 cm. Fotos del autor.
    La caza. Acrílico-lienzo 66 x 102 cm. Fotos del autor.
  • Pescador. Retrato. Acrílico-lienzo 52 x 70 cm. Fotos del autor.
    Pescador. Retrato. Acrílico-lienzo 52 x 70 cm. Fotos del autor.
  • Ofrenda. Acrílico-lienzo 66 x 102 cm. Fotos del autor.
    Ofrenda. Acrílico-lienzo 66 x 102 cm. Fotos del autor.
  • Recuerdos esféricos. Acrílico-lienzo 66 x 102 cm. Fotos del autor.
    Recuerdos esféricos. Acrílico-lienzo 66 x 102 cm. Fotos del autor.
  • Retrato. Técnica. Acrílico-lienzo 52 x 70 cm. Fotos del autor.
    Retrato. Técnica. Acrílico-lienzo 52 x 70 cm. Fotos del autor.
  • El artista Luis Ruz Reyes, a la izquierda y Pavel Alejandro Barrios. Fotos del autor
    El artista Luis Ruz Reyes, a la izquierda y Pavel Alejandro Barrios. Fotos del autor.
  • Luis Cruz intercambia con una de las espectadoras. Fotos del autor.
    Luis Cruz intercambia con una de las espectadoras. Fotos del autor.
  • El autor con un grupo de artista de la plástica de Camagüey. Obra escultórica Hacha en piedra caliza. Fotos del autor.
    El autor con un grupo de artista de la plástica de Camagüey. Obra escultórica Hacha en piedra caliza. Fotos del autor.
  • Espectadoras aprecian una de las obras escultóricas de Luis Cruz. Fotos del autor.
    Espectadoras aprecian una de las obras escultóricas de Luis Cruz. Fotos del autor.

Por un discurso escultórico orientado fundamentalmente hacia lo ambiental lo distingue la exposición personal El Retorno, del artista cubano Luis Ruz Reyes, que se muestra hoy en la sede de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) en Camagüey.

La colección la integran 20 piezas en acrílico y lienzo y cuatro esculturas concebida, según el curador Pavel Alejandro Barrios en muy breve tiempo y bajo el arbitrio de la disponibilidad material.

El especialista explicó que Ruz ha desarrollado la mayor parte de su obra en la Isla de la Juventud y el occidente del país y que retorna ahora a su tierra con el afán del reencuentro con sus orígenes, colegas de la vida y familiares del alma y el recuerdo.

Expuso que en esta, su más reciente muestra personal, explora un abanico de formas de expresión que van desde el dibujo coloreado y dibujo iluminado, pasando de una manera muy original por el hecho propiamente pictórico y concluyendo en la escultura.

Barrios opinó que el artista, apegado a los preceptos de los volúmenes y líneas estructurales, traslada algunos de sus códigos formales a la concepción bidimensional de la pintura y el dibujo.

 Añadió que Ruz es un escultor que dibuja y pinta, y que como consecuencia y testimonio de su formación pueden apreciarse composiciones estructuradas con una sola línea, la persistente angulosidad de los contornos de sus figuras pintadas o dibujadas y el remarque de la línea perimetral o estructural de toda área creada.

Además, enfatizó en el uso más bien plano del color y la cautela de utilizarlo como relleno y jamás con una intención puramente expresiva.

Destacó que en cuanto a la manera peculiar de pintar o dibujar, el estilo, podría decirse, Ruz se mueve entre lo primitivo, lo naïf, llegando al lenguaje del cómic en obras como Pescador y La Siesta.

Consideró que el autor opta por el pluridiscurso y ejemplificó que “su poética es recurrente: la condición adámica de nuestra existencia, primero natural, luego social, o naturalmente social, o socialmente natural”.

Precisó el curador que “si adoptáramos una actitud más consecuente con el hecho de convivir y no de supervivir, no tendríamos que hacer distinciones entre la sociedad y la natura. Luego El Retorno podría no ser solo un deseo de volver a su tierra natal y reencontrarse con trozos del pasado y la memoria, sino una propuesta de reconciliación entre el hombre y los trozos que quedan de su entorno…”.

El artista cubano Luis Ruz Reyes, quien expresó el amor por la Isla de la Juventud, donde desarrolló un intenso trabajo escultórico, ha ejercido como Profesor Instructor de Cerámica, Escultura y Dibujo en centros de educación artística de la Isla de la Juventud.

Asimismo, tiene una amplia y reconocida obra escultórica ambiental y conmemorativa en el occidente del país, en la que se destaca el Monumento a la vaca Ubre Blanca y otros trabajos en Cayo Largo del Sur y la Isla de la Juventud. Ha participado en diversas muestras colectivas y personales de carácter nacional e internacional, destacándose el taller de Cerámica de Bulgaria y exhibiciones en Holanda. Acumula varios premios en la manifestación de escultura.

Tomado de Camaguebaxcuba