Sesiona en la UNEAC Foro de intercambio Cuba-China

Sesiona en la UNEAC Foro de intercambio Cuba-China

Etiquetas: 
Miguel Barnet, UNEAC, China, : Escritores
  • Miguel Barnet presidió el el foro de intercambio entre escritores chinos y cubanos. Foto: Luis Bruzón
    Miguel Barnet presidió el el foro de intercambio entre escritores chinos y cubanos. Foto: Luis Bruzón

El presidente de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, UNEAC, Miguel Barnet y el director general de la Administración Estatal de Prensa, Radio, Cine y Televisión de China, Zhou Huilin, encabezaron este jueves en la sede de la UNEAC el foro de intercambio entre escritores chinos y cubanos.

A continuación le ofrecemos las palabras de recibimiento de Miguel Barnet, Presidente de la UNEAC a la Delegación de la nación asiática.

 

Honorable Zhou Huilin, Director General de la Administración Estatal de Prensa, Publicaciones, Radio, Cine y Televisión de China.

Queridos amigos de la delegación de China:

Cuando los organizadores de la Feria Internacional del Libro de La Habana anunciaron que el País Invitado de Honor a la cita de 2018 sería la República Popular China, la noticia fue recibida con gran regocijo por los escritores y artistas cubanos.

China, por muchas razones, es un país entrañable para nosotros. En primer lugar porque forma parte de las diversas fuentes que nutrieron nuestra identidad nacional. Desde que en 1847 arribaron los primeros chinos a La Habana, decenas de miles —150 000 solo en el siglo XIX, según datos históricos, los habitantes de esa nación se fundieron con los europeos, africanos y criollos y aportaron una huella raigal en el tejido de nuestra nacionalidad a lo largo y ancho del archipiélago cubano.

Hubo una  notable presencia china entre los insurrectos que se alzaron contra el poder colonial español y lucharon por la independencia de Cuba. No hubo un chino cobarde, no hubo un chino traidor, no hubo un chino desertor se lee en la lápida de un obelisco que se encuentra en un parque céntrico de La Habana. Y más tarde, cuando se completó la gesta libertaria contra la neocolonia instaurada a principios del siglo XX bajo la tutela del imperialismo norteamericano, también se destacaron en las tropas del Ejército Rebelde, lideradas por nuestro Comandante en Jefe Fidel Castro.  Varios de ellos alcanzaron altos grados militares de generales y, tras el triunfo de la Revolución en 1959, participaron activamente en las arduas tareas de la construcción del Estado socialista. 

La idiosincrasia cubana no se explica sin las contribuciones chinas, unas más perceptibles que otras, pero todas significativas y visibles en hábitos, costumbres, referencias idiomáticas, y prácticas comunitarias.

Nuestro gran poeta, Nicolás Guillén, fundador de la organización que hoy les da la bienvenida, la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, amó profundamente   a China y su cultura.  Tras recorrer  varias ciudades de aquella nación en 1952, escribió poemas memorables por su gratitud y fineza. Recuerdo los versos que dicen:

 

En China

Para el taller sonoro

La mariposa breve

Regala seda y oro.

 

En China

El durazno florido

Pregunta al fundidor

Cuánto acero ha fundido.

Otro gran poeta cubano de la pasada centuria, Regino Pedroso,  destacado tanto por la altura de su producción lírica como por un acendrado compromiso social, reveló la herencia china recibida por vía familiar en un extraordinario libro de poemas que tituló El ciruelo de Yuan Pei Fu.

En mi caso personal debo confesar que China ha dejado un profundo impacto en mi sensibilidad.

Estuve en China en el año 1990 acompañado del actual ministro de Cultura de Cuba Abel Prieto y pude viajar a varias ciudades como: Beijing, Shanghái, Suzhou la ciudad donde se encontraron Lao Tse y Confucio. Fue un viaje inolvidable y de esa experiencia salieron más de treinta poemas sobre China, sobre el Tao y sobre el Li Tai Po, además dediqué desde la Fundación que yo dirijo que lleva el nombre del más prominente antropólogo cubano Fernando Ortiz la Revista Catauro dedicada íntegramente a la presencia china en nuestro país, así como un mapa sobre dicha presencia en toda la Isla y sus efectos culturales y artísticos. Tanto la revista como los poemas que mencioné y el mapa serán presentados en la próxima Feria Internacional del Libro dedicada a China. Todo esto honra mucho a los cubanos y es una obligación que tenemos el aporte el país de la Gran Muralla, de las hojas del té y de la flor de loto a la vida cubana.

Amigos de la delegación china:

En la Unión de Escritores y Artistas de Cuba ustedes tienen su casa. No lo digo como un cumplido, sino como expresión de un compromiso que hemos asumido a partir de la relación entre dos países y dos pueblos que han emprendido un camino inédito en la historia contemporánea. Tenemos mucho que compartir y mucho que defender a favor de una cultura que enriquezca y haga mejores a los seres humanos.

La Feria del Libro de La Habana es un espacio ideal para promover  tales ideales, conocernos mejor y proponernos nuevas y provechosas metas.

¡Bienvenidos!