Sin pudor y con secretaria

Sin pudor y con secretaria

Etiquetas: 
Literatura, : Escritores
  • Cubierta del libro Sin Pudor, de Lourdes de Armas
    Cubierta del libro Sin Pudor, de Lourdes de Armas

Compilación de diez cuentos que, narrados de manera directa y sencilla pero marcando diferencia de estilos entre ellos, Sin Pudor nos adentra en un mundo de mujer donde las relaciones de pareja, los conflictos morales y sociales, la lealtad y la ética, hacen de pilares para entregarle al lector una obra que tiene al amor como premisa, con algo de intriga, sexo, y mucho humor salpicado de buena ironía.

Lourdes de Armas cursó estudios de Derecho y Teología. Ha publicado los libros de cuentos Mano a mano, Argentina 1998; Zoografía, Letras Cubanas, 2001; El hombre canoso, Italia 2001. Además en el 2007 publicó la novela Marx y mis maridos en Ediciones Aurora, Colombia, luego en el 2011 en Ediciones Unión, y más tarde en la editorial española Pasos Perdidos en el 2013.

Parte de su obra también ha sido incluida en antologías nacionales y foráneas, tales como: Té con Limón (Editorial Oriente), Del otro lado del túnel (Extramuros), Voces Cubanas (Editorial Popular, España). Ha sido galardonada con múltiples premios tanto en Cuba como en el extranjero. Entre ellos cabe destacar Farraluque de narrativa en 1999, Pinos Nuevos de cuentos en el 2000, y Dolores Ibárruri de poesía en el 2001 en España.

En este libro Lourdes utiliza el humor inteligente y la ironía para abordar el machismo acostumbrado de nuestra sociedad y el modelo falocéntrico de las sociedades patriarcales, del que tanto se trata de escapar en estos tiempos de igualad de género y emancipación femenina. Refleja diferentes aristas del conflicto de la mujer contemporánea que se debate entre los nuevos problemas y formas de vida que traen los cambios. Las reflexiones en torno a dicha problemática alcanzan más fuerza debido a la utilización de la ironía y el sarcasmo, recursos que hacen de la prosa una elaboración no solo de mayor calidad, sino también de más valor literario, reforzados por el tratamiento del humor.

Si eres de esos lectores que no siguen el orden en que han sido presentados los cuentos, te recomiendo que comiences por Mala espina, texto donde los personajes comparten la primera persona para hacer de la lectura-narración una experiencia notable que nos lleva a recordar sin duda la novela de William Faulkner Mientras agonizo. Como en un campo de batalla los personajes, hombre y mujer, se disputan el encuentro sexual como captura de la bandera al tiempo que el malentendido y el equívoco del otro no les permite consumar la cópula.

Las mujeres son raras, uno jamás sabe qué puede esperar de ellas. Esta lleva en mi casa unas horas, me llamó porque estaba aburrida y ahora me sale con que su vagina ya no huele igual. A lo mejor está usando oro jabón y no se acuerda. Seguro no entiende de lo que hablo, a los hombres no se le pueden comentar estas cosas. Mejor me fumo un cigarro para tratar de relajarme.

Sin lugar a dudas, Mala espina es una excelente versión de monologo interior a dúo.

Otro texto que sobresale en este libro es El Jorobado, manera ingeniosa con que la autora ha construido una historia, cuyo eje central es la felación que la personaje principal le practica a su pareja siempre que necesita encontrar la salida a los problemas que se le presentan en la vida, ya sean los del trabajo o los de la casa.

Sin alternativa y con una sensación de fracaso… palpé con mi mano derecha el costado izquierdo del hombre, donde localizaba de manera instintiva al jorobado que reposaba sobre su muslo.

Friccioné con los labios su piel y tuve la impresión de que había escuchado un leve silbido que subió de tono cuando el jorobado desapareció dentro de mi boca…

El ruidillo tomó la forma de una voz descarnada y a partir de este momento comencé a ver la imagen de la espalda de una mujer igual a mí, que escribía en una enorme pantalla; luego aparecieron palabras de gran tamaño que se fueron reflejando en ella como en un gran filme hasta llegar a conformar el primer párrafo. Al leerlo, me di cuenta que era precisamente lo que había querido escribir.

Una suerte de "lámpara del genio de Las Mil y Una Noches" dispuesta a ponerle en la mente, a cambio de algunos lengüetazos, la idea precisa y necesaria, la solución a cualquier problema, incluso los que surgen en la vida de los amigos.

El Jorobado es la combinación de una buena historia con el talento de Lourdes para entretener al lector, sacarle algunas carcajadas y no permitirle abandonar el cuento hasta el punto final.

La Secreta(ria) es otros de los relatos que son de obligada lectura en este obra, tema que no puede faltar en un universo bien edulcorado de feminismo. La protagonista, la secretaria, es una especie de súperheroína de la que dependen todos y todo a su alrededor en ara de mantener la estabilidad y el orden.

En cuanto la gente nota mi presencia se acaba mi tranquilidad, vienen a formar parte de mi conflictos para que yo les solucione los suyos ¡como si yo tuviera un don sobrenatural que da el remedio para cada problema!.

Saluda José y sin esperar mi respuesta habla con rapidez.

-Regálame un sobre, no, ese no, de aquellos.

Dice señalando el grupo que está en lo último del armario, no quiere los que están a mi altura, para complacerlo debo subirme sobre la mesa. 

Le sigue Marta:

-Préstame un bolígrafo, al mío se le acabó la tinta.

Ernesto es muy  simpático, pero siempre tiene algo que ocultar:

-Déjame hacer una llamada desde aquí, que Marta está en todas… Dame papel para anotar un  teléfono.

No soy adivina, pero sé cuál es la que sigue y abro la Guía telefónica.

-Dime el teléfono de.

La mejor arma de la Secretaria es la mentira, recurso que no duda en utilizar porque sabe que de eso depende el éxito y porque además está lista para mentir todo lo que sea necesario con tal de que al final del día cada asunto haya llegado a buen término. Incluso, a veces disfruta del engaño.

Desde la ventana la vi alejarse rumbo a la tienda mientras paladeaba con histrionismo el eficaz efecto de la mentira. De pronto me llegó su imagen ante el mostrador solicitando los artículos inexistentes y sentí alegría, el antiguo remordimiento por cada mentira se había esfumado. ¿Estaba disfrutándolo? Sí, era seguro que sí.    

Sin Pudor es un buen ejemplo de libro donde cada cuento tiene una razón de ser y estar, donde cada uno de ellos ha sido bien ubicado al punto de brindar una lectura amena que con tiempo se deja leer de un tirón. Este es un libro que en su categoría, apunta a sobrepasar al olvido e incluirse en los anaqueles de la posteridad. Esperemos que la distribución y las librerías le hagan la debida justicia en pos de futuras reediciones.

Por: Abu Dujanah