Sueño rumbero hecho realidad

Sueño rumbero hecho realidad

Etiquetas: 
rumba cubana, patrimonio, Músicos, UNEAC, Miguel Barnet
  • Significativas opiniones de artistas e intelectuales cubanos durante la ceremonia. Fotos: Pepe Cárdenas
    Significativas opiniones de artistas e intelectuales cubanos durante la ceremonia. Fotos: Pepe Cárdenas
  • Proyección de la declaración que convertía a la rumba en Patrimonio Inmaterial de la Humanidad. Fotos: Pepe Cárdenas
    Proyección de la declaración que convertía a la rumba en Patrimonio Inmaterial de la Humanidad. Fotos: Pepe Cárdenas

“Se cumplió el sueño del pueblo de Cuba: que la rumba fuera Patrimonio Inmaterial de la Humanidad”, afirmó jubiloso el Dr. Miguel Barnet en ceremonia conmemorativa sobre la declaración del popular género, celebrada en el Salón Mayo del Pabellón Cuba recientemente. Emocionado, el también presidente de la Uneac comentó a los presentes que era un día feliz para hombres y mujeres que practican la rumba, “...cubanos simples que le han dado luminosidad a la bandera cubana”.

Esa parte del pueblo cubano a la que aludió, idiosincrásica por antonomasia y heredera de una larga tradición que nuestros ancestros, dígase nativos de África llegados a Cuba a la fuerza y adaptados a su destino, conformaron y fraguaron en fenómeno socio cultural, muy de pueblo, presente en el ideario cubano y de obligada referencia al hablar de nuestro país.

Es, precisamente, en los barracones, cabildos, casas templos, y otros, en que esos esclavos —para librarse del yugo explotador—, cantaron y danzaron, punto clave que influenció luego en el criollo y allí, en los puertos, solares y barrios se sembró la semilla de la rumba, aseveró el también autor de Biografía de un cimarrón

El sabio cubano e incansable investigador de nuestras raíces, Fernando Ortiz, destacó a la rumba como “elemento paradigmático y simbólico de Cuba”, refirió Barnet, el cual considera que la rumba es fiesta, aspecto que trasciende el concepto musical danzario de la misma.

Mención especial para alguien que, indudablemente, según Barnet, contribuyó a este júbilo: “...si algún cubano debe estar feliz porque defendió la cultura como algo que era lo primero que salvar, es un hombre, ese hombre es el Comandante en Jefe Fidel Castro”, concluyó. 

La presidenta del Consejo Nacional de Patrimonio de Cuba, Dra. Gladys Collazo, agradeció en nombre del pueblo cubano el otorgamiento, “fue difícil defenderlo, el texto debía tener hasta 251 palabras, nos ayudó las diversas firmas de los rumberos, aval para que el comité de expertos validara la candidatura; fue vital el impulso de Barnet y el apoyo del proyecto Timbalaye, nos fortaleció con firmas nacionales e internacionales que formaron parte del expediente”, dijo.  Más adelante afirmó: “Tenemos que tratar de lograr visibilidad para que se sienta la rumba, trabajar sobre todo, con los portadores, ellos deben sentir que se les ayuda”, concluyó.

Por su parte, Ulises Mora, quien junto a Irma Castillo, son los principales inspiradores y ejecutores del Proyecto Timbalaye, dijo: “nosotros vamos a seguir, hay que hacer mucho todavía con los jóvenes, por eso nuestro trabajo con la Asociación Hermanos Saíz y las Becas de Creación Fernando Ortiz; nosotros somos cimarrones y esa es la rumba”.

Complacidos nos hallamos los asistentes mientras se proyectaba en imágenes los momentos en que se leía la declaración que convertía a la rumba en Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.

La celebración concluyó con un rumbón en el patio del Pabellón Cuba.