Teatro Alas, volar al infinito de la cultura

Teatro

Teatro Alas, volar al infinito de la cultura

  • Teatro Alas de Cuba en Noria. Foto de la autora
    Teatro Alas de Cuba en Noria. Foto de la autora

Hace 23 años Fernando Muñoz Carrasana graduado de Licenciatura en Filología de la Universidad de Oriente, decide por su vocación artística, fundar el grupo de Teatro Alas de Cuba, el que ha marcado una impronta en el quehacer de la escena cubana desde Bayamo.

La dramaturgia cubana, latinoamericana y mundial se sirve del proyecto para irradiar ideas y progreso, nucleando a valiosos artistas entre diseñadores de  escenografía, luminotécnicos, realizadores musicales y los propios histriones junto al director que no mira para atrás si encarnar un personaje es necesario.

Escuela y abrigo de los neófitos, puerto seguro para consagrados, ha sido Alas de Cuba, que se gana un nombre en la escena cubana con la participación y los reconocimientos en los festivales nacionales Máscara de Caoba de Santiago de Cuba y el Nacional de Teatro que se efectúa en Camagüey.

Enfrascados en el montaje de dos obras, una de ellas con alta demanda de producción, montaje y trabajo actoral, esperan sorprender al público que los sigue antes de que concluya el 2019.

Neva, Noria, Cintas de seda, son obras por las que la agrupación es recordada por dramaturgos, críticos, periodistas y público en la capital del país y numerosas provincias recorridas en giras nacionales.

Llegar a 23 años no ha sido fácil, reconoce Muñoz Carrasana, pero si gratificante pues mirar atrás significa que hay un trabajo, que hay una historia unas veces más feliz que otra, pero igual de edificante, de aportadora a la cultura nacional.

Alas de Cuba prefiere el teatro de diálogo, el de reflexión y mensajes, el que hace pensar y reír, o llorar y vivir. Por la agrupación han pasado prestigiosos actores y actrices como Yudexi de la Torre quien hoy se desempeña además del cine (Café amargo) en la pequeña pantalla en la telenovela Entrega encarnando al personaje de la maestra de historia Hortensia.

Eso ha sido Alas de Cuba, un vuelo al infinito de la cultura, no solo para los que ya no están y ocupan dentro y fuera de Cuba otros espacios, sino para los que permanecen, los que se quedan a hacer el nido y encubar otros sueños.